Argentina

Poder Popular y Nación (Libro)

Miguel Mazzeo
29.Jul.11 :: Argentina


Las carencias políticas hacen que las experiencias nacidas al calor de las luchas corran riesgos de ser fagocitadas por las nuevas gobernabilidades reformistas


Poder popular y nación. Notas sobre el Bicentenario de la Revolución de Mayo

Miguel Mazzeo

Las carencias políticas hacen que las experiencias nacidas al calor de las luchas corran riesgos de ser fagocitadas por las nuevas gobernabilidades reformistas
Presentación
En Nuestra América, a lo largo de las últimas décadas, un conjunto extenso y variado de organizaciones populares y movimientos sociales surgieron y se consolidaron en oposición al neoliberalismo. Además de tener un enorme poder de impugnación al sistema dominante, supieron delinear los trazos gruesos de una crítica a los paradigmas emancipatorios clásicos del siglo XX. De este modo, fueron consolidando un consenso sobre el tipo de socialismo al que ya no se aspiraba. Sin embargo, han sido muy pocos (y confusos, y ambiguos) los pasos dados en pos de trazar un camino común, en dirección al socialismo que se quiere construir, y de planear la estrategia para realizarlo.
Estas carencias políticas hacen que las experiencias nacidas al calor de las luchas en estos años corran severos riesgos de ser fagocitadas por las nuevas gobernabilidades reformistas, de sufrir la dispersión de sus militantes y de retroceder políticamente, retornando al entumecimiento de viejas certezas, al dogmatismo o al populismo.
En definitiva, estas limitaciones ponen en juego el capital antisistémico acumulado, con esfuerzo y creatividad, por las organizaciones populares y los movimientos sociales durante largos años, y afectan la confianza en sus aptitudes.
La Colección Cascotazos nace con la intención de reafirmar nuestra confianza en las potencialidades surgidas del proyecto emancipatorio de los de abajo. Nuestros libros buscan contrarrestar el desarme político, y se proponen como insumos para delinear, en nuestros debates, una definición positiva de aquel socialismo que buscamos, y para sugerir algunas estrategias con vistas a su concreción.
Las obras de la colección abordan un conjunto de temas sobre los que hoy resulta imperioso hacer oír otras voces, que rompan con los discursos que instigan a la aceptación de lo existente y que amplíen el horizonte por venir. Queremos hablar donde suele callarse, y emitir un grito donde abunda el silencio. No buscamos erigir verdades cerradas, sino que nos animamos a tirar la primera piedra.
Editorial El Colectivo

Ediciones Herramienta

Prólogo
Invocar a la nación y a la cuestión nacional en espacios de la militancia popular promueve reacciones dispares, pero nunca indiferencia. Para algunos, esta invocación remite a cuestiones ajenas a la agenda de la izquierda y certifica una vocación por la conciliación de clases y la adhesión al populismo. En otros, genera un raro fervor que oscurece elementos básicos del análisis político, como la vigencia de la lucha de clases.
La nación ha sido, durante décadas, un gran malentendido de nuestra militancia popular y el trabajo de Miguel Mazzeo aporta a desnudarlo, no por vocación docente, sino por cuestiones de oportunidad política. Ese malentendido se ha convertido en uno de los grandes nudos (me atrevería a decir: el principal) que entorpecen y limitan las posibilidades de incidencia política y las perspectivas de intervención revolucionaria.
Mazzeo desbroza este debate buscando el origen de esta incomprensión en las fuentes originales de nuestra izquierda, cometiendo la herejía de atribuir la confusión, entre otras cosas, a una percepción insuficiente del problema por parte de los clásicos, y no tanto a una lectura insuficiente de los clásicos.
Con la misma decisión arremete contra el relato del revisionismo histórico, desnudando su inconsistencia. Y encuentra en aquellos equívocos originales la matriz de justificaciones presentes que permiten adherir “por izquierda” al proyecto kirchnerista.
Al tratar de presentar el problema de la cuestión nacional y el de la lucha de clases se aparta de quienes “escinden la clase y la lucha de clases de la nación” y de que quienes “escinden la nación de la clase y de la lucha de clases”. Dice que la clase es ”un enjambre de luchas, oposiciones, rebeldías, sueños, experimentos, y también un pasado que se va actualizando permanentemente”, coincidiendo con Ana C. Dinerstein en que “la lucha de clases es una lucha sobre las formas políticas, sociales, económicas, culturales, identitarias y organizacionales en y contra el capital como relación social fundamental”; para concluir que “ni la clase ni la nación tienen entidad por fuera de la relación y por fuera del proceso histórico que las determina. La clase es en la nación y la nación emerge de la lucha de clases”. Si esto es correcto, reducir la nación a su versión capitalista, sería certificar el fin de la historia.
Seguir creyendo en la continuidad de la historia y de la lucha de clases reafirma la posibilidad de una nación diseñada por el pueblo trabajador y la ubica en un lugar de disputa y apropiación.
La mirada de Mazzeo no queda limitada a cuestiones arqueológicas o semánticas. Se anima a proponer conclusiones y vinculaciones. Afirmando que “el poder burgués no se asienta solamente en el campo de la infraestructura” y que “el poder popular tampoco”, Mazzeo advierte:
La disputa hegemónica contiene necesariamente una disputa por el significado de la nación y la patria. Si se abandona irresponsablemente este plano, si la fuerza política, organizativa, institucional alternativa no se combina con el desarrollo de un poder cultural y simbólico capaz de obtener un liderazgo nacional (la nación como proyecto político remite también a un hecho cultural), directamente se anula todo horizonte hegemónico, toda capacidad contrahegemónica.
No debería sorprendernos entonces la escasa vocación de poder de la vieja izquierda (y una buena parte de la nueva). Ni tampoco que esas limitaciones hayan dejado vacíos que facilitaron el resurgimiento de viejos relatos que parecían condenados al cementerio de la historia.
El autor puede advertir, también, que la vocación de defender el proyecto socialista a partir de experiencias locales o sectoriales que prefiguran la nueva sociedad, como las que en los hechos propusieron el neozapatismo mexicano o el Movimiento de Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST) de Brasil en los noventa, parece insuficiente ante las posibilidades abiertas por el nuevo mundo multipolar del siglo XXI, y que se torna imprescindible buscar las formas de proyectar esas experiencias a dimensiones nacionales, como tránsito indispensable hacia propuestas mas abarcadoras. También percibe los riesgos de confundir necesidad con virtud, enamorándonos de la micropolítica, de las redes y de la supuesta pureza campesina, originaria o piquetera.
No menciona este ejemplo el autor, pero creo que –seguramente– lo comparte: las misiones jesuíticas insertadas con cierta autonomía en las administraciones coloniales, aun al precio de renegar de sus antiguos dioses, permitieron el desarrollo de sociedades menos opresoras para los pueblos originarios, salvando muchas vidas, rescatando artesanías y tradiciones culturales, formando algunos dirigentes rebeldes. Pero la historia de la liberación de Nuestra América, aun como proyecto inconcluso, no es la historia de la proyección política de las misiones jesuíticas.
La radicalidad de la generación militante de fines de los noventa, todo el caudal acumulado en experiencia y organización, el poder popular construido desde las bases, prefigurando un socialismo libertario, están frente a la alternativa de trascender, asumiendo una nueva radicalidad que convoca a disputar la nación, o de sacralizarse, convirtiéndose en adorno de políticas ajenas, aportando referencias funcionales a demostrar que el capitalismo también puede contener islas solidarias.
La decisión de afrontar con rigor intelectual los nudos del debate de la militancia popular ha sido una constante en la trayectoria de Mazzeo. Su producción teórica lo ha convertido en una referencia intelectual en muchos países de Nuestra América y, me animaría a decir, es más difundido y leído en Brasil, Venezuela y Perú, que en la Argentina. Lo que no resulta extraño en un país donde los celos intelectuales y políticos suelen ser más potentes que las vocaciones de poder con una orientación revolucionaria.
Al prologar su primer libro, donde nos sugería “volver a Mariategui”, arriesgué que Miguel era un perro verde. Un ejemplar raro de intelectual, que seguramente habría de dejar una huella trascendente. Dieciséis años después compruebo con satisfacción que, si bien suelo errar en mis pronósticos, esta vez no me equivoqué.
Febrero de 2011
Guillermo Cieza

——————————————————————————–
El autor
Miguel Mazzeo es docente en la Universidad de Buenos Aires (UBA) y en la Universidad de Lanús (UNLa). Participa en espacios de formación de distintas organizaciones populares y en diversas Cátedras Libres en Buenos Aires y en el interior del país. Fue Coordinador Nacional de la Cátedra Libre Universidad y Movimientos Sociales en la Universidad de La Plata (UNLP) en 2005 y de la Cátedra Abierta América Latina en la Universidad de Mar del Plata (UNMdP) en 2006 y en 2010. Autor de varios artículos y libros. Entre los últimos se destacan: ¿Qué (no) hacer? Apuntes para una crítica de los regímenes emancipatorios, publicado por Antropofagia en 2005; El Sueño de Una cosa. Introducción al poder popular, publicado por la editorial El Colectivo y por la Fundación Editorial el perro y la rana (Venezuela) en 2007; Invitación al descubrimiento, José Carlos Mariátegui y el Socialismo de Nuestra América, publicado por El Colectivo, Buenos Aires, y por Minerva, Lima, en 2008; Conjurar a Babel. Notas para una caracterización de la nueva generación intelectual argentina (en prensa). Es militante del Frente Popular Darío Santillán (FPDS).
Coedición de Editorial El Colectivo, www.editorialelcolectivo.org y Ediciones Herramienta, www.herramienta.com.ar
Buenos Aires, Argentina
ISBN: 978-987-1497-36-2, 128 páginas.
Índice
Presentación de los editores
Prólogo de Guillermo Cieza
Introducción
Capítulo 1
Nación, clase y hegemonía. Los frentes del debate
Capítulo 2
Nación y autodeterminación
Capítulo 3
Realidades y símbolos del Bicentenario argentino
Capítulo 4
Sobre el neorrevisionismo
Capítulo 5
Creencias leves, nueva militancia “evolucionaria”… u otro proyecto: una patria libre, soberana y autónoma
Epílogo de Aldo Casas