El Alba Cultural ya tiene casa en La Habana

La Jiribilla

“Lo que el árbol tiene de Florido, vive de lo que tiene sepultado”.*

Para los habaneros era -hasta hace unos días- una incógnita la casona ubicada donde se encuentran las avenidas Línea y D en el Vedado. Ahora podemos ver desde fuera un letrero que la identifica como: Casa del ALBA Cultural.

Cinco años atrás, surgió en la capital cubana la Alternativa Bolivariana de Nuestra América (ALBA), signada inicialmente por los mandatarios Hugo Chávez, de Venezuela y Fidel Castro, de Cuba, pero con bases y perspectivas que la proyectaban lejos hacia el futuro.

Uno de los acuerdos del ALBA fue crear en cada uno de los países que lo integran una casa cultural. Las Casas del ALBA Cultural serían para crear una red de instituciones destinadas a enriquecer la vida social y cultural y a la vez, favorecer la expresión y desarrollo de las ideas y de la creación artística y literaria de nuestros pueblos.

El próximo día 13 de diciembre se realizará en la Habana la Cumbre del ALBA, y con tal motivo será inaugurada la Casa Cultural de Cuba.

Alejandro Rojas, director de esta Casa, nos confesó que más que una institución cultural, es un regalo para todos los intelectuales, artistas, creadores y en general para todos los pueblos del continente.

La Casa Cultural de La Habana tiene como principales objetivos: promover lo mejor de la creación artística e intelectual, el patrimonio socio-cultural y el conocimiento de la historia, de los pueblos de Nuestra América ; desarrollar una programación dirigida a propiciar un amplio acceso de la población a presentaciones artísticas de la música y las artes escénicas, proyecciones cinematográficas, exposiciones de artes plásticas y artesanías, ejecución de conferencias, cursos y talleres, presentación de libros.

Facilitará además la creación de redes de acción sociocultural en coordinación con sus instituciones homólogas de los países miembros del ALBA, propiciando la participación en ella de artistas, intelectuales y profesionales o personalidades de otros sectores.

Uno de los propósitos del ALBA Cultural es el de contribuir a la unidad de los creadores, artistas e intelectuales, instituciones y movimientos sociales de Nuestra América frente a las corrientes pseudoculturales alentadas y promovidas por la llamada industria del entretenimiento, cuyos productos son generados fundamentalmente en Estados Unidos de Norteamérica.

En el 2001, la UNESCO reconoció la necesidad de preservar la diversidad cultural, ante la avalancha de códigos culturales fabricados en laboratorios occidentales.

Los latinoamericanos tuvimos que esperar los procesos liberadores de nuestro continente para recordar la obra de Bolívar y ver aparecer en escena, casi por primera vez, las culturas indígenas originarias.

Pero el continente americano ya no esconde su cultura como una huella indígena vergonzosa, ahora exhibe sus valores auténticos, sus tradiciones, costumbres, sus raíces, como un legado propio de ética y de estética que ya se impone ante el mundo.

La Casa cultural del Alba en La Habana nos permitirá entrar en los pueblos de América Latina y El Caribe.

En la actualidad, se encuentran en diferentes niveles de implementación, las Casas del ALBA Cultural en Caracas y La Paz; se prevé, además, su creación en Managua y, progresivamente, en otros países de la región.