Argentina

Me quiero quedar

Alfredo Grande
03.May.13 :: Argentina


En reiteradas ocasiones he sostenido que la derecha es un delirio eterno. Y he formulado la idea de un alucinatorio social. Los vendedores de alucinaciones tienen ofertas toda la temporada, con descuentos especiales.


Me quiero quedar
por Alfredo Grande

En reiteradas ocasiones he sostenido que la derecha es un delirio eterno. Y he formulado la idea de un alucinatorio social. Los vendedores de alucinaciones tienen ofertas toda la temporada, con descuentos especiales.

“Es cierto querida Eladia. Vivir no es perdurar. Pero a veces es necesario perdurar para encontrar la dignidad de vivir”

(aforismo implicado en el 27 aniversario de la fundación de Atico Cooperativa de Trabajo en Salud Mental)

Quizá los que dispararon no hayan pasado por el ISSP y sean policías que llegaron de la Federal o la Bonaerense o algunos de los 142 ex marinos que abandonaron la Armada para sumarse a “una fuerza diferente para la seguridad que el vecino necesita”, como reza un slogan de la Metropolitana. En marzo, el diputado Julio Raffo, de Proyecto Sur, difundió datos que a su pedido le brindó el Ministerio de Seguridad. Al 25 de enero de 2013 “un 5 por ciento (186 efectivos) de la Metropolitana son o fueron militares. De éstos, un 76 por ciento (142 efectivos) pertenecen a la Armada. El 72 por ciento (135 efectivos) de los miembros que están o provienen de las Fuerzas Armadas están ubicados en los rangos operativos de la policía, estos son el de oficial y oficial mayor”. (Gustavo Veiga. Página 12)

(APe) En reiteradas ocasiones he sostenido que la derecha es un delirio eterno. Y he formulado la idea de un alucinatorio social. Los vendedores de alucinaciones tienen ofertas toda la temporada, con descuentos especiales. Ahora bien: si conseguís mejor precio, nunca te devuelven tu dinero. El delirio en su versión más apetecible se llama relato y el alucinatorio social en su versión más potable se denomina gobernabilidad. Las estadísticas en la Argentina, encabezadas por el Indec intervenido, porque hay otro Indec que resiste, forman parte esencial del alucinatorio social. Que la sesión del Senado sobre la democratización de la Justicia sea presidida por la misma persona que hizo echar al jefe de los fiscales para que NO lo investigara, es un aporte importante.

El mayor beneficiado de los sorteos, archiva una causa sobre enriquecimiento ilícito sin investigar. Gracias por el juego. Pero en realidad nada de esto impacta demasiado. De tanto alucinar brujas aparece una y la saludás con simpatía. El tema es cuando aparece una real, algo que escapa a la matrix de la derecha, entonces lo fundante aparece. Y no hay relato ni mentira que valga. Ahora quedó más claro que antes, que la Metropolitana es el nivel fundante, el verdadero rostro, la esencia de lo que se denomina, no sin cierta exageración, el macrismo. La derecha tiene una versión erótica y otra pornográfica. La erótica es lo que se llama centro derecha, progresismo, social democracia, liberalismo, retroprogresismo. Que no panda el cúnico, como decía El Chavo.

Hay personas en todos esos espacios que no son de derecha: están distraídos y quizá deprimidos, como decía Facundo Cabral. Pero todo ese arco ha sostenido, más sutil o más brutalmente, políticas reaccionarias. Como dijo el General: peronistas son todos, así que hay peronistas en todas las variantes de ese espectro. La versión pornográfica es el fascismo. Hasta ahora era, al menos yo así lo había bautizado, como fascismo de consorcio. Ahora se ha desbordado y tenemos una inundación de fascismo explícito. A Francisco rogando y con la Metropolitana dando. Y le dieron a todas y todos, no por democráticos, sino por el puro y sádico placer de pegar. Ambas derechas han sostenido la Razón Reaccionaria con diversidad de pactos, alianzas, contubernios, negociados, cooptaciones, banelcos, coimas, retornos, canjes, trueques, etc. Desde el fraude patriótico hasta otras formas de fraude que ahora se denominan nacional y popular. En tres notas anteriores(1) me referí a este tema, así que por indicación de mi cardiólogo no insistiré. Pero el viernes por la mañana, no pude hacerle caso a mi cardiólogo. El furor, la impotencia, la bronca, el dolor me invadieron mientras me llegaban las noticias de la Masacre del Borda. El Jefe /Jeque de Gobierno nos tenía acostumbrados a reprimir en cuotas. O sea: por el frío de un invierno sin gas, como si para los locos el frío no existiera. Pero el viernes fue represión al contado. Tan miserable y cobarde fue todo, que solamente dentro del tuper del alucinatorio social, el Ministro de Seguridad para Ellos, pudo sostener que no iba a renunciar.

Desde ya, nadie le pidió la renuncia desde el oficialismo de la Ciudad. Y desde el arco opositor, ahora sí, arco tenso a diferencia de cuando se votaron las leyes de cesión de espacios públicos entre FPV y PRO, desde ese arco saben que no hay coherencia, consistencia ni credibilidad como para tomar la Jefatura por asalto. El responsable mayor de la Masacre de Cromagnon no puede liderar la acusación al actual Ejecutivo por esta Masacre. Los que nada dijeron de la Masacre del Once, tampoco. Los que no cargamos ninguna masacre en nuestros archivos, no tenemos todavía el amor que nos una y hay demasiado espanto que nos separa. Por eso dije el domingo en una de las actividades convocadas para repudiar a los autores materiales y políticos de la Masacre (no digo intelectuales porque no les da el coeficiente) que lo reactivo es intenso pero efímero. Y que teníamos que ganarle la agenda al fascismo. Que la protesta del día después es más catártica que elaborativa. Y que el caldo gordo del fascismo se prepara en las ollas de los socialdemócratas, los progresistas y los kirchneristas. Por complicidad, por cinismo y por cobardía.

Macri no es la causa. Macri es un lamentable efecto. Que además tiene en los gobernadores de varias provincias su espejo más perfecto. ¿O acaso el gatillo fácil no ha sido la pedagogía de esta Metropolitana que parece una terapia de grupo para tanto represor suelto?

Cuando se utiliza el enfrentamiento contra Clarín como una excusa para no implementar todo el articulado de la ley de medios que ya puede ejecutarse, cuando ese mismo enfrentamiento habilita a derrumbar las cautelares que han sido siempre la defensa de David contra Goliath, cuando….caramba, me olvidé del cardiólogo. Pero bueno, de eso se trata. A Macri se le reprocha la forma, pero en sordina no se le reprochan las intenciones. Tanto él como el Ejecutivo Nacional quieren quedarse con Todo. Quizá no sea lo mismo el Todo Patagónico que el Todo CABA. Pero la lógica es similar. No les importa ni las minorías, ni el fundamento racional de un argumento. Pichetto elogió la obediencia debida de los senadores K. El que gana gana y el que pierde la tiene adentro, según la Doctrina Maradona de Inseguridad Emocional. Es cierto: Berni todavía no trompeó a nadie, pero no seamos impacientes. No hay bien que dure 10 años. Inundaciones, Suma del Poder Público, Masacres Garantizadas, empiezan a horadar cada vez con mas prisa y menos pausa, el “contrato democrático y social”. Cuando a nadie le importe la democracia, cuando nadie le crea nada a nadie, cuando los políticos y la política vuelvan al total descrédito que posibilitaron derrapes históricos y tragedias políticas, entonces será tarde. Pero estamos en un país donde la prevención no existe.

Jódase ya! Los radares políticos se apagan porque nadie quiere ser considerado el payaso o la payasa mala onda. O algo peor. Sólo cabe una decisión, a contrapelo del ministro del imposible, acorralado por una sola periodista que le trajo un presente griego. Yo me quiero quedar. Pero solamente para seguir luchando. Un colectivo es un grupo con una estrategia de poder.

Lamentablemente, tenemos más grupos que colectivos. Por eso hay que fortalecer los que existen sin seguir creando nuevos espacios que se llenan vaciando otros. Unión en la estrategia. La Unidad, aunque suene paradojal, divide. Lo que une es la Unión, donde somos todos con todos. Es el único pueblo que en unión unido, nunca será vencido. La Unidad depende de líderes de turno que caen, aunque el turno dure mucho tiempo. La Unión es una trama autogestionaria, cooperativa, donde sobran diversidad de convicciones, y por eso asegura una victoria sin final(2). La Unión de las Izquierdas no sólo es posible. Es necesario. Izquierda peronista, radical, cristiana, socialista, comunista, trotskysta. Para la Izquierda la legitimidad está por encima, muy por encima, de la legalidad. Propongo un Encuentro de las Izquierdas para discutir lo Legítimo que nos une. Organizar ese Encuentro es un pensamiento y un sentimiento que no lo puedo parar. Lamento por mi cardiólogo. Pero para eso me quiero quedar. Y me quedo.

(1)“Demokratizar la (in)justicia”; “Estado de Golpe” y “Legislo para la Corona”.

(2)Según la expresión de Gregorio Baremblitt.