Mexico

Luchar por el agua

Pedro Echeverría V.
15.Jul.13 :: El Sakeo - México

“Las guerras del siglo XXI serán por el agua…(que hay) una alianza de corporaciones internacionales dedicadas a ese negocio y a impulsar la privatización del servicio público del agua en distintos países”


Mexico. Luchar por el agua Destacado
por Pedro Echeverría V.

Mexico. Luchar por el agua
Donde el agua abunda se ignora que hay millones de familias en el mundo que mueren de sed

1. Cuando mis amigos de Kgosni (el volador de Papantla) y El Rebelde me enviaron un artículo donde se denuncia que “FEMSA se adueña del agua” comprando en Veracruz, Puebla, Monterrey, grandes terrenos donde circula el agua al correr o caer de las montañas o se almacena en ríos, lagos, arroyos; y que además está dejando sin ese líquido a miles de familias, recordé que se ha dicho que: “Las guerras del siglo XXI serán por el agua…(que hay) una alianza de corporaciones internacionales dedicadas a ese negocio y a impulsar la privatización del servicio público del agua en distintos países”; recordé también que se ha dicho que el agua se vislumbra como la mayor controversia geopolítica del siglo XXI y que es una señal de alarma que se hayan instalado bases militares cerca de los más grandes yacimientos acuíferos.

2. ¿Pero, qué es FEMSA? FEMSA es una empresa líder en América Latina, integrada por: el embotellador de Coca-Cola, conocida como la más grande del mundo, la cadena de tiendas de formato pequeño OXXO y una importante inversión de Heineken, una empresa cervecera con capital alemán. Esto es lo que se conoce; pero indudablemente hay muchas más trasnacionales que participan en ese imperio. Basta con saber que es un negocio de la Cocacola para saber del gran despojo que representa. Y se dice empresa mexicana. Que se inició en 1991 al adquirir una participación mayoritaria en Bancomer S.A. de C.V., la cual se realizó dentro del proceso de reprivatización del sistema bancario durante el Gobierno de Salinas de Gortari. Opera en México, Brasil, Argentina, Colombia y Centroamérica con embotellado de agua, cerveza y otras bebidas.

3. La realidad es que para los que habitamos en zonas ecuatorianas o tropicales acostumbrados a las lluvias torrenciales y al servicio de agua por la llave, ignoramos o muy poco nos ha importado que los habitantes de otras zonas del país y del mundo carezcan de ese preciado líquido. Pero cuando nos enteramos de que en muchos estados del norte de México pasan años sin que caiga una lluvia, que mueren miles de ganados y otros animales por la intensa sequía y que una cubeta de agua se usa para que se bañen cuatro o cinco personas, resulta para otros increíble. La realidad es que cuando nos enteramos de esa realidad mundial nuestra conciencia nos obliga a ahorrar lo más posible agua aunque tengamos mucha o nos resulte muy barato su consumo. Desde hace años, yo de manera particular, me siento obligado a ahorrar agua y en todo.

4. Me metí a un libro que en 1969 estaba en su decimocuarta edición y que considero un clásico: “La tierra y sus recursos” del profesor Levi Marrero para releer sobre el agua, su origen y su distribución en el mundo y me ha recordado que hay mayores extensiones de agua en los océanos que de tierra en el universo; pero que el agua para tomar y para el servicio es relativamente escasa. Y si este líquido deja de ser de todos y camina cada día más hacia su privatización por una gran cantidad de empresas trasnacionales, entonces tenemos que luchar para evitar esa catástrofe mundial. En todo el mundo han comenzado los pueblos a manifestarse contra esa criminal privatización; recuerdo que hasta en el mismo Ecuador –con gobierno antimperialista- se luchaba en defensa del agua porque empresas trasnacionales estaban adueñándose de ella.

5. Se dice acertadamente que el agua es un bien escaso y mal repartido. Sabemos que la tierra se agrieta, los animales mueren y los seres humanos viven en la desesperación; incluso llegan al suicidio por falta del vital líquido. Parece que ahora la sequía ha comenzado a castigar “al Norte opulento y atormenta a los pobres de la India, México, Jordania o Etiopía. Europa refleja su preocupación. “Francia tiene sed”, se publica. Alemania perdió el 80% de sus plantaciones. España protesta por los cortes energéticos. La Unión Europea admite la pérdida de 5.700 millones de dólares por las cosecha malogradas y porque con el Danubio, el Rin y el Elba semisecos no se puede transportar mercadería”. Hay noticias desgarradoras de suicidios por falta de agua, como en Etiopía. ¿Estamos de acuerdo en que se puede vivir sin tener muchas cosas, incluso alimentación, pero sin agua no se puede aguantar ni siquiera algunos días?

6. Es un bien tan precioso, apreciado y de precio o como se quiera, que ha pasado necesariamente a ser objeto de controversia política. Se ha dicho que “la ONU profetiza que en 2025 la demanda de agua potable será el 56 por ciento más que el suministro, quienes tengan esos recursos podrían ser blanco de un saqueo forzado”. El escritor Norman Mailer escribió –según se informa- que “La administración de George W. Bush no fue sólo a Irak por su petróleo sino por el Eufrates y el Tigris, dos ríos caudalosos en una de las zonas más áridas del planeta”. Ahora han surgido grandes negocios alrededor del agua: represas, canales de irrigación, tecnologías de purificación y de desalinización, sistemas de alcantarillado y tratamientos de aguas residuales y ciertamente, según lo que vemos diariamente: el embotellamiento del agua en un negocio que “supera en ganancias a la industria farmacéutica”. (14/VII/13)

http://pedroecheverriav.wordpress.com