Guatemala

Segundas partes nunca fueron buenas

Daniel Goñi
23.Abr.15 :: Guatemala

Las víctimas del genocidio en Guatemala rechazaron este viernes 17 de abril, la anunciada candidatura a la presidencia de Zury Ríos Sosa, hija del ex dictador militar José Efraín Ríos Montt, acusado y procesado por genocidio y delitos de lesa humanidad.


Segundas partes nunca fueron buenas

prensa comunitaria

Por: Daniel Goñi - Argentina

Las víctimas del genocidio en Guatemala rechazaron este viernes 17 de abril, la anunciada candidatura a la presidencia de Zury Ríos Sosa, hija del ex dictador militar José Efraín Ríos Montt, acusado y procesado por genocidio y delitos de lesa humanidad.

“Su candidatura nos afecta porque ella niega que hubo genocidio y lo hace para que la gente se equivoque y no lo sepa. La van a apoyar para que ella siga haciendo lo que se le da la gana”, dijo Benjamín Gerónimo, representante de las víctimas que enjuiciaron a Ríos Montt por lo ocurrido bajo su dictadura (1982-1983).

Ríos Montt, de 88 años, fue condenado en 2013 a 80 años de prisión por los delitos de genocidio y deberes contra la humanidad, por planificar y ordenar la muerte de 1.771 indígenas ixiles asesinados a manos de soldados bajo su mando, 1.400 violaciones sexuales y del desplazamiento forzoso de por lo menos 29.000 personas . Sin embargo, la Corte de Constitucionalidad revocó la sentencia 10 días después y ordenó un nuevo juicio aduciendo errores en el proceso.

Jorge Santos, director de la CIIDH (convergencia de varias organizaciones por los derechos humanos), dijo que aunque Ríos sea hija del ex gobernante militar, no debe ser responsabilizada por los delitos que su padre hubiera cometido.

Cierto es que la hija no tuvo ninguna participación y menos aún, responsabilidad por los crímenes que cometió su padre, de hecho era una niña. Pero también es cierto que ahora no lo es y viene desempeñando funciones parlamentarias desde hace 16 años. En todos estos años, nunca repudió estos delitos, ni siquiera esbozó la más mínima crítica sobre los aberrantes hechos cuyo padre es el mayor responsable.

Alguna vez Carlos Marx dijo “la historia se repite dos veces, la primera como tragedia y la segunda como farsa”. En la Guatemala de hoy, donde cada vez más y todos los días un poco, se está gobernado con más aproximación al pasado de Ríos Montt que al de un estado de derecho, no extraña que el poder corporativo extractivista, que hoy desde las sombras, gobierna en Guatemala junto a los reciclados militares.