Mexico

Para vencer al gobierno, movilizació y dialogo politico.

carabina 30 30
05.Jul.16 :: México

Un año después, el gobierno ha aceptado negociar con la CNTE. Esto es un triunfo del movimiento, una derrota para Aurelio Nuño, y una consecuencia directa de la debacle de la represión del 19 de junio. El gobierno esperaba que las muertes intimidaran a los maestros. Les salió el tiro por la culata. La CNTE está más fuerte que antes y el gobierno ha perdido credibilidad ante la opinión pública.


PARA VENCER AL GOBIERNO, MOVILIZACIÓN Y DIÁLOGO PÚBLICO

Un año después, el gobierno ha aceptado negociar con la CNTE. Esto es un triunfo del movimiento, una derrota para Aurelio Nuño, y una consecuencia directa de la debacle de la represión del 19 de junio. El gobierno esperaba que las muertes intimidaran a los maestros. Les salió el tiro por la culata. La CNTE está más fuerte que antes y el gobierno ha perdido credibilidad ante la opinión pública.

¿Cómo enfrentar la nueva situación? Los maestros saben que el diálogo en sí no será la solución, pero es preciso sacarle el mayor provecho político. Las movilizaciones en las calles obligaron al gobierno a sentarse a la mesa, y cualquier negociación sólo será provechosa en tanto las calles se mantengan movilizadas. Es necesario que la CNTE responda políticamente a las negociaciones. Esto significa formular demandas que beneficien a la población y que debiliten al gobierno. Lo que está en juego es más que una ley, es el futuro del principal movimiento social. Un movimiento que tiene en su centro al magisterio, pero que va mucho más allá.
Es necesario que las negociaciones sean públicas y transmitidas por radio y televisión.
La estrategia del gobierno, ahora que fracasó la represión, es llevar al movimiento a un callejón sin salida de negociaciones desgastantes. Pedirán que se reduzcan las movilizaciones, y buscarán conceder nimiedades. Quieren ganar en la mesa lo que no ganaron en las calles. La CNTE debe negarse a negociar en tanto no sea públicamente. Este es el único modo de poder ganar a la sociedad, y de cerrarle la puerta a la politiquería del PRI. Es el único modo de garantizar que los negociadores respeten el mandato de su sindicato.

La CNTE debe enarbolar la consigna de la gratuidad
.
Hay mucho que criticar de los puntos de debate con el gobierno del miércoles 22. El primero es que no aparece en ellos el tema de la gratuidad de la educación. La CNTE se comporta casi como un sindicato interesado exclusivamente en sus demandas sindicalistas. Parece no darse cuenta de que es la columna vertebral de un movimiento político de masas en contra del gobierno. El articulador de tal movimiento sólo puede ser la defensa de la gratuidad de la educación. Ese es el vínculo que une a los padres de familia con los maestros. La gente sólo apoyará a la CNTE si se da cuenta de que sólo su victoria garantizará la educación gratuita. Es necesario que aparezca como uno de los tres primeros puntos a discutir.

Hay que pedir castigo a los culpables del 19-J

La represión del domingo 19 ha sido la peor que el magisterio ha vivido en mucho tiempo. Una de las consignas centrales del movimiento, y una de las demandas no negociables en la mesa con el gobierno, debe ser el esclarecimiento de los hechos y el castigo a los culpables. El gobierno ha abierto la puerta –no le quedaba de otra- al decir que abriría él mismo una investigación para saber qué pasó. Pero los hechos son claros: la Policía Federal disparó y mató manifestantes. Esto debe ser tratado como un crimen de estado, y los culpables deben de ser juzgados en consecuencia. La PF depende de Osorio Chong, y la Policía Estatal de Gabino. Los dos deben ir a la cárcel.

No a la interferencia de Serapaz y ONG’s. Los maestros deben elegir democráticamente a una comisión negociadora y deben decidir su estrategia de negociación. Una vez armados con eso, no necesitarán de la ayuda interesada de ONG’s y mediadores. Serapaz jugó un pésimo rol en las negociaciones del 2006, funcionando como un apéndice del gobierno. No se necesitan mediadores; se necesita saber cómo y qué se quiere ganar.