Venezuela

Nace la Liga Unitaria Chavista Socialista LUCHAS

Liga Unitaria Chavista Socialista
04.Ago.16 :: Venezuela

Si alguna lección hemos extraído de esta experiencia del proceso bolivariano en Venezuela y de la irrupción de la izquierda como gobierno en algunos países de América Latina, es el de la necesidad de recuperar la orientación clasista de la organización revolucionaria


Nace la Liga Unitaria Chavista Socialista LUCHAS
Por: Liga Unitaria Chavista Socialista LUCHAS | Jueves, 28/07/2016 10:18 AM | Versión para imprimir

28 de julio de 2016.- En el aniversario del nacimiento de Hugo Rafael Chávez Frías presentamos a los compatriotas venezolanos y venezolanas, al pueblo insumiso y a los camaradas de distintas latitudes del planeta a la Liga Unitaria Chavista y Socialista (LUCHAS), herramienta que queremos contribuya con la organización y acción rebelde del pensamiento crítico en la Revolución Bolivariana. Con este nombre y siglas dan a conocer su nueva identidad.

Esta organización que empiezan a construir a partir de ahora, la quieren hacer junto a otros grupos, corrientes, personalidades de izquierda e intelectuales y a centenares de militantes revolucionarios no pertenecientes a organizaciones algunas, a luchadores sindicales, sociales y de género, señaló Stalin Pérez Borges, uno de sus fundadores. “A todos ellos y a ellas, les invitamos con toda la fraternidad, camaradería y aprecio, a que intentemos a edificar este nuevo instrumento político de los revolucionarios y revolucionarias. Tod@s con los mismos deberes y derechos”.

Señaló Pérez Borges que aspiran, como deseo sublime, que la clase trabajadora y con ello todo el pueblo trabajador, tenga un gran peso en su dirección y en su composición, sin que ello impida que estudiantes, académicos, campesinos y distintos sectores populares formen parte de su dirección y militancia. Así como no hacemos culto a la personalidad de nadie por más extraordinario dirigente es o haya sido, tampoco hacemos seguidismo y fetichismo del obrerismo, mucho menos del sindicalismo.

Dijo “sabemos que la revolución que soñamos y que queremos hacer realidad, será inmensamente de un carácter popular. Esta Liga Unitaria, funcionará de forma horizontal, y en la cual todos y cada uno de sus miembros tendrá todos sus derechos y garantías democráticas para opinar, proponer y a formar parte de procesos de combate concreto contra el capital. Todas nuestras direcciones serán electas y revocables cuando la militancia mayoritariamente así lo decida”.

Si alguna lección hemos extraído de esta experiencia del proceso bolivariano en Venezuela y de la irrupción de la izquierda como gobierno en algunos países de América Latina, es el de la necesidad de recuperar la orientación clasista de la organización revolucionaria, continuó diciendo.

“No obstante, eso no se decreta. Ni porque ocurra, que la mayoría de la dirección de la organización política, esté integrada por hombres y mujeres que vivan de su trabajo, eso es una garantía per se que la organización se convierta de inmediato o a largo plazo en un movimiento o partido de masas. Pero la historia ha demostrado que resulta mucho más confiable y leal a los intereses del pueblo una organización de hombres, mujeres y sexo diversos que viven del trabajo diario”.

Hizo hincapié en que el objetivo de esta nueva organización política a construir: LUCHAS, es el empujar este proceso revolucionario a una verdadera revolución socialista. O, conquistar el poder y hacer la Venezuela Socialista que durante todas nuestras vidas, muchos hemos soñado.

“Esas tareas nos impone el permanente desafío de estar señalando los errores políticos y administrativos, las decisiones contrarrevolucionarias de los altos funcionarios del estado y el nefasto papel de la burocracia que no le gusta que se les critique y cuestione, cuando representan a este gobierno, heredero de la revolución Chavista y Bolivariana. Levantaremos las banderas que Chávez izó en El golpe Timón. Saldremos a las calles y a nuestras entidades de trabajo a dignificar el contenido de la propuesta socialista, a reivindicar el significado del amor a la patria y a la necesidad de desarrollar el estado comunal”.

LUCHAS nueva organización política de los revolucionarios

De su declaración inicial se desprenden los siguiente aspectos:

Es imprescindible entonces, que antes o paralelo a la construcción de esta organización, nos esforcemos a contribuir ahora con más ahínco que nunca, que la clase trabajadora de saltos en su conciencia, que aún sigue siendo fundamentalmente, reivindicativa/sindicalista. Ayudarla a que ella misma de sus propios pasos y pase de tener “de una conciencia en sí, en una conciencia para sí”, tal como le gustaba a Lenin decir. Para motorizarse eso, tiene que ser la clase trabajadora protagonista principal, junto a los otros sectores sociales oprimidos que hacen vida en la dirección y en la militancia de la organización, la que refleje sus aspiraciones mucho más allá del economicismo. El pueblo trabajador tiene que tomar conciencia del antagonismo en contra del capital, los cuales nos impone niveles de compromisos en donde no podemos dejar pasar por ningún motivo y bajo ninguna circunstancia, las políticas y, sus distintas tácticas para sus objetivos estratégicos, a la representación de ese capital, que aquí ahora, es personificada por lo que encara la MUD.
LUCHAS quiere ser la organización de todos los oprimidos. Con ellos queremos movilizarnos para lograr nuestra liberación. Tenemos una concepción internacionalista como la tuvieron los independentistas y anticolonialistas como Bolívar; al igual que la expresaron los mejores marxistas del pasado y ahora de este presente, al igual que los grandes revolucionarios de nuestra patria grande como el Che y Chávez.Tanto los trabajadores y las trabajadoras, como los intelectuales, los estudiantes, sectores populares, campesinos y pescadores, nos daremos de cuerpo y alma en la organización, como a la vez seremos, confeccionadores del programa político de la misma, al igual que de la teoría revolucionaria de esta nueva organización: LUCHAS.
Seremos un árbol de infinitas raíces, no una abstracción o un compendio que ya está hecho o en donde está dicho todo y en donde están las verdades para siempre. A esta Liga Unitaria la concebimos como un proyecto colectivo. Deseamos construir junto a todos los sectores oprimidos, propuestas de realidades concretas. Pasaremos las pruebas a los que seamos sometiendo en las contradicciones y los vaivenes de la lucha de clases. La pasaremos al lado del pueblo trabajador. Por ahora, nos queda hacerles a todas las y a los chavistas socialistas a un llamado sincero a la UNIDAD REVOLUCIONARIA.
Reinventar el espacio de la unidad revolucionaria

En este impasse histórico del proceso Bolivariano, entre sus crisis más profunda, están la de liderazgo y el de las faltas de propuestas orgánicas para retomar el camino a la transformación revolucionaria. Adolecemos de iniciativas que conduzcan a resolver este problema, que es también de sobrevivencia coyuntural e histórica.

Y, si el gobierno no escucha la más mínimas críticas provenientes de dirigentes o de las organizaciones de los movimientos sociales, gremiales, e intelectuales de los sectores de izquierda, la direccionalidad estratégica puede naufragar. El sectarismo es mala consejera en tiempos de crisis.

Este cuestionamiento es también un llamado a los integrantes de las direcciones políticas de los partidos que conforman el GPP. Hasta ahora venían siendo incapaces de alzar sus voces, pero recientemente Juan Barreto y Oscar Figuera de REDES y del PCV, han hecho llamados críticos al gobierno. Antes, salvo honrosas excepciones y en conversaciones no públicas, expresaban su desacuerdo. Esto no puede continuar.

Por lo anteriormente dicho, los revolucionarios Chavistas y Socialistas podemos tener cualquier duda, pero no podemos titubear respecto a que hace falta en lo inmediato y que perdure en el tiempo, un espacio de la unidad de la mayoría de los revolucionarios.

Y, ese debe ser un espacio abierto, tanto con esos mismos partidos del GPP que ahora se han visto obligados ante la presión popular a hacerles llamados al gobierno donde se escuchen las críticas y los aportes propositivos; como de los millones de militantes de las luchas sociales y de las pequeñas organizaciones y corrientes y movimientos políticos, entre las cuales nos contamos junto a centenares de otros grupos y personalidades más.

No podemos dudar respecto a construir con todos ese espacio la unidad revolucionaria, tanto con los compañeros que militan en esas organizaciones del GPP como quienes están en sus márgenes. No tenemos una prefiguración respecto a qué carácter debe tener este foro o mesa unitaria, o si es o no cívico/militar.

Discutamos juntos todas esas dudas y cualquieras otras más, pero demos ya pasos firmes y claros para reinventar el espacio de la unidad revolucionaria. De lo contrario, no vamos a recuperar las esperanzas en la transformación profunda de Venezuela y nuestro continente.

Sólo teniendo la capacidad para organizarnos, podemos ayudar a reencontrar los caminos de la dignidad y la transición al socialismo del que tanto hemos escrito y hablado. Así como no hay recetas escritas de cómo construir el socialismo, tampoco hay fórmulas mágicas y manuales prescritos que nos digan cómo crear ese espacio de la unidad revolucionaria. Inventamos o erramos.

Sin embargo, si nos convencemos de la necesidad de esa unidad y si nos encontramos en las luchas del pueblo trabajador, en campañas comunes en contra de las agresiones al salario digno y las condiciones de trabajo de quienes laboramos a diario, por la democratización de las organizaciones sindicales y estudiantiles, por las libertades democráticas o en defensa del medio ambiente y de la diversidad sexual, así como de todas las conquistas de la revolución Bolivariana podemos ir juntos labrando ese espacio unitario.

Nosotros, desde este Nuevo intento organizativo, llamado LUCHAS, nos ponemos a la disposición de todas aquellas organizaciones y personalidades que están conscientes de la necesidad de crear este espacio de la unidad revolucionaria.

LUCHAS cierra filas contra la derecha apátrida, el imperialismo y el capital trasnacional y, acompañara al gobierno en todas las acciones e iniciativas que se orienten a la profundización socialista del proceso Bolivariano sin que ello nos impida alzar nuestra voz contra aquello que consideremos una capitulación del mundo del trabajo ante el capital.

¡¡¡Que las LUCHAS cotidianas nos junten!!!

¡¡Las luchas marcarán el destino de la revolución socialista venezolana y continental. A Luchar y a trabajar por la unidad de los y las revolucionarias (os)!!

Por La LIGA UNITARIA CHAVISTA SOCIALISTA LUCHAS:

Stalin Pérez Borges, Christian Pereira, Vilma Vivas, Norman Antonio Boscán, Jesús Borges, Ismael Hernández, Jesús Vargas, Osman Cañizales, Henry Ospina y Williams Ruiz.

Venezuela, 28 de julio 2016