Brasil

“Guerreras de Rio” protesta contra una muerte mas dentro del sistema penitenciario.

Bruna Freire
15.Jul.17 :: Brasil

Las mujeres presentes reivindican, entre otras cosas, por mejorías en el sistema público de salud y en el saneamiento básico de las propias instalaciones de las celdas. Debido a la superpoblación, el riesgo de transmisión de enfermedades contagiosas es altísimo dentro de los presidios, cuadro que es agravado por la precariedad del atendimiento medico dado a los presos. Denuncias relacionadas a la constante presencia de comidas en mal estado, agua contaminada y falta de remedios en las unidades fueron constatadas.


Brasil: Rio de Janeiro.
“Guerreras de Rio” protesta contra una muerte mas dentro del sistema penitenciario.
Por Bruna Freire
En la mañana de este jueves, día 13 de julio de 2017, familiares de presos se concentraron en la estación Central de Brasil (trenes), en Rio de Janeiro, para realizar una manifestación que denunciaba la muerte de Werton do Nascimento Souza, en la Cárcel de Cotrim Neto, en Japeri (periferias de la ciudad), en la última madrugada, del sábado para el domingo.
El grupo, compuesto casi integralmente por mujeres, y el evento fue titulado por ellas en las redes sociales como “Guerreras de Rio por un sistema mejor” (ellas tienen una página en facebook llamada “Guerreiras do Rio de Janeiro – Presídios do RJ – Bangu, Japeri e outros”, donde suelen intercambiar informaciones básicas y ofrecer solidaridad unas a las otras ). La manifestación salió de la Central de Brasil y fue hasta la Asamblea Legislativa de Rio de Janeiro (ALERJ), donde estaba agendada una reunión con miembros de la Comisión de Derechos Humanos y una representante del Mecanismo Nacional de Prevención y Combate a la Tortura (MNPCT).
Las mujeres presentes reivindican, entre otras cosas, por mejorías en el sistema público de salud y en el saneamiento básico de las propias instalaciones de las celdas. Debido a la superpoblación, el riesgo de transmisión de enfermedades contagiosas es altísimo dentro de los presidios, cuadro que es agravado por la precariedad del atendimiento medico dado a los presos. Denuncias relacionadas a la constante presencia de comidas en mal estado, agua contaminada y falta de remedios en las unidades fueron constatadas.

La madre de Werton, Sabrina do Nascimento Menezes, estaba presente y realizó la siguiente declaración:
“Mi hijo hace un mes viene contándome sobre su situación allá adentro. Con la salud debilitada, náuseas, falta de ánimo, sin fuerzas para levantarse, pidiendo para que yo busque ayuda en la VEP (vara de ejecuciones penales) que era donde podría obtener ayuda ayuda para alcanzar una consulta médica para mi hijo. Y así lo hice, agendé una consulta. En ese mismo momento conseguí pedir la transferencia porque él ya estaba en el régimen semi-abierto, y fue solicitado, solo que el sistema de Rio de Janeiro es lento como siempre y mi hijo no es un trajeado de corbata como muchos que reciben auxilio inmediato. Hasta van de helicóptero si fuera necesário para poder tener una consulta. Mi hijo hace mas de 20 días estaba debilitado, siendo cuidado por amigos también presos, al punto de darle alimento directamente en la boca. Los amigos lo bañaban, hicieron suero con agua pobre, ya que el agua está contaminado en ese lugar. Necesitamos que alguien vaya allá hacer un análisis en el agua que ellos beben como si fuesen cerdos. Además de la comida en mal estado, podrida. Ellos sólo comen comida saludable en la visita, cuando podemos entrar con alguna comida casera, porque muchas cosas son prohibidas. Y fue pedida la consulta para mi hijo en la UPA de Bangu (otro barrio de la periferia de Rio). Yendo hasta aquel local el médico de guardia en el día, dijo que tenía muchos presos para atender y por eso no atendió a mi hijo. Asi mi hijo volvió para la penitenciaria de Cotrim Neto. Quince días atrás, la salud de mi hijo empeoró. La cárcel toda, las visitantes que iban a ver sus hijos, sus maridos, todos se conmovieron al ver a mi hijo con los ojos amarillentos y la voz debil. En la última visita, mi hijo vino arrastrándose y como madre (llorando) yo senti que mi hijo se iba. Pedí socorro, los amigos presos pedian evaluación clínica y fue negada. En la madrugada que mi hijo falleció, dijeron que lo llevaron a una unidad cercana, pero no duró ni una hora. Mi hijo al volver murió en seguida. Yo estoy aquí para luchar por el derecho de los recursos humanos. Mi hijo fue el tercero que muere en ese lugar en poco tiempo, y por eso estoy aquí. Para luchar por los otros. Hasta cuando vamos permitir esto? Les entregamos nuestros hijos para pagar por errores al estado, y el estado nos devuelve un hijo muerto? No hay forma, Basta! Porque si fuese uno de corbata seguramente ya estaría dentro de una Unidad de Terapia Intensiva (UTI). Como Sergio Cabral, o Garotinho rápidamente fueron a prisión domiciliaria. Mi hijo murió allá adentro, porque era uno que tenía los pies enele suela, un descalso. Para la sociedad era un bandido, pero tenemos que ver que hay muchos bandidos de uniforme”.

Figura 2 Mãe de Werton, Sabrina, frente a la ALERJ. Foto: Bruna Freire

Eso evidencia la diferencia de tratamiento dada por los agentes del estado entre los políticos involucraddos en varios procesos (como Sérgio Cabral y otros que fueron presos en operaciones recientes) y la masa carcerlária común. Ola forma intimidatoria addoptada por la Policia militar de Rio de Janeiro (PMRJ) y la Guardia Municipal durante casi todo el período de concentración del acto, fotografiando y vigilando la confección de carteles, también evidencia el miedo que los gobernantes tiene de la fuerza de un pueblo unido.