Venezuela

¿Esta usando mercenarios la oposición?

Fabio Zuloaga
08.Ago.17 :: Venezuela

Venezuela vivió un domingo inusual con la noticia de un ataque al Fuerte Paramacay, un video de los alzados que recorrió las redes sociales y la aparición de Marco Rubio como actor invitado, haciendo comentarios sobre el supuesto alzamiento militar.


¿ESTÁ USANDO MERCENARIOS LA OPOSICIÓN?
8 Agosto, 2017

Venezuela vivió un domingo inusual con la noticia de un ataque al Fuerte Paramacay, un video de los alzados que recorrió las redes sociales y la aparición de Marco Rubio como actor invitado, haciendo comentarios sobre el supuesto alzamiento militar.

Al mando del ataque estuvo el excapitán Juan Caguaripano, implicado en el “golpe azul”. Al respecto, el ministro de Defensa Vladimir Padrino López declaró que: “Esta banda no actúa por ideales nobles ni principios nacionalistas, operan como mercenarios pagados desde Miami por grupos de extrema derecha ligados a la oposición y a gobiernos extranjeros que mantienen actitudes injerencistas”; reiterando lo que habían dicho varios voceros oficiales: que no se trató de un alzamiento armado sino de varios civiles vestidos de militares que habrían sido pagados para tal fin.

No es la primera vez que se habla de la acción de fuerzas irregulares o mercenarios en Venezuela, pero en esta oportunidad parece que se está convirtiendo en algo más común.
Mercenarios, sicarios, extremistas

Como ha ocurrió en otras ocasiones, la oposición venezolana tras un ciclo de movilizaciones de importancia empezó a perder fuerza. En los años 2007 y 2014, la respuesta a esa pérdida de capacidad de convocatoria fue la violencia aplicada a través de las tácticas de la guarimba y el trancazo con las que pretendían, al parecer, crear las condiciones para un paro.

La peculiaridad de esta nueva escalada de guarimba es la presencia de grupos de jóvenes que no parecen encajar con las vecindades de clase media donde se dan las protestas: se los puede ver en Plaza Altamira “martillando” para la resistencia, en San Antonio de los Altos los mismos vecinos comentaban que muchos chamos de la “resistencia” admitían no ser de ese pueblo, también hay reportes de personas a las que se les paga para participar en ciertas protestas…

Es que parece que en medio del descontento, el extremismo y la crisis económica, la oposición ha encontrado la oportunidad para movilizar un nuevo tipo de mercenario, más o menos amateur, que como todos los mercenarios, obtiene sus ingresos en parte del que le contrata y en parte de la población (muchos guarimberos han estado cobrando vacunas para dejar pasar a la gente).

El fenómeno de la guarimba y el trancazo empezó a convertirse en un modo de vida para algunos, hasta el punto que entre la oposición más acendrada se ha manifestado el rechazo contra esa extraña forma de foquismo. Si en los años anteriores el liderazgo político de oposición se había vuelto una carrera, parece que ahora está pasando lo mismo con la protesta violenta, la pregunta es si de los amateurs se está pasando, poco a poco, a contratar un elenco más profesional.
Soldados de fortuna

Siempre han existido mercenarios y gente a la que se le paga por usar la violencia, pero tras el surgimiento de los ejércitos modernos los “soldados de fortuna” pasaron a segundo nivel durante más de un siglo. Luego, durante la Guerra Fría, las potencias occidentales empezaron a utilizarlos junto a otros tipos de fuerzas irregulares: guerrilleros, contraguerrilleros, sicarios, fanáticos políticos o religiosos han proliferado desde entonces y siempre aparecen mezclados. Hace unas décadas eran famosos los mercenarios sudafricanos e israelíes así como los veteranos de las guerras de Centroamérica; en esos casos las simpatías y antipatías políticas son difíciles de separar de los negocios.Tantos mercenarios llegaron a haber que en 1975 crearon su propia revista llamada Soldier of Fortune. Pero esto no era nada: luego surgiría una nueva generación de mercenarios con la aparición de los “contratistas privados” como Blackwater que llevaron el trabajo del soldado de fortuna a niveles nunca vistos antes.

En América Latina el más conocido golpe de mercenarios es el golpe contra Arbenz en Guatemala. Desde la Revolución Cubana, Miami y toda el área de la Florida se ha convertido en un lugar ideal para todo tipo de profesionales de la guerra, exiliados de dictaduras y extremistas anticastristas. La proliferación de todo tipo de mafias y carteles de drogas en América latina desde los años 90 no ha hecho más que aumentar el mercado y las oportunidades para todo tipo de profesionales de la violencia.

En el caso del Fuerte Paramacony lo que ocurrió puede haber sido una “falsa bandera” diseñada para crear la “matriz” de un alzamiento militar en Venezuela, o pudo ser una operación para robar armas, tal vez incluso ambas. Como sea, es el tipo de acciones que invitan no solo a irregulares y aventureros, sino a profesionales de la guerra. La pregunta es si lo del Fuerte Paramacony es un hecho aislado o si se empezará, sistemáticamente, a movilizar a distintos tipos de soldados de fortuna: no hay que olvidar que los mercenarios y el extremismo político van de la mano.

_______________________

Por Fabio Zuluaga / Supuesto Negado