con mujeres tendras que pelear

Encuentro en Resistencia: feministas sin fronteras

Nadia Fink, Camila Parodi. Marcha

Representantes de Venezuela, Colombia, Uruguay, Paraguay, Bolivia, Brasil, Perú, Chile, El Salvador, Honduras, Cuba compartieron no sólo sus miradas sobre el feminismo sino también las actuales tensiones con las que se encuentran y organizan la resistencia.


Encuentro en Resistencia: feministas sin fronteras

Nadia Fink. Camila Parodi

Una mirada de la primera jornada del 32 Encuentro Nacional de Mujeres en Resistencia, Chaco, donde desbordaron los talleres y las mujeres latinoamericanas tuvieron su momento de voces colectivas.

Hasta el tiempo se vistió de primavera fresca para recibir a las miles de mujeres que llegaron a Resistencia que ya somos parte del 32 Encuentro Nacional de Mujeres. La primera jornada de sol pleno y de viento aliviador encontró una plaza repleta, talleres desdoblados por la cantidad de participantes y una ciudad que nos recibió fraternalmente.
Alejamos los fantasmas de hostilidades que nos auguraban: casi sin presencia de fuerzas de seguridad, con habitantes que saludan al pasar y con feriantes que comparten puestos en la plaza y que celebran la llegada de este mar de brujas. En la ruta algunos micros (muy pocos) fueron revisados, pero la solidaridad se activó como un reflejo: ante alguno que paraba, quienes venían atrás se detenían y esperaban para avanzar todos juntos.
Una nueva mesa de feministas populares del Abya Yala nos encontró esta vez, un sábado por la noche. Con un panel que se desbordaba por la cantidad de feministas latinoamericanas y experiencias se recordó la importancia de esta instancia que ya lleva 10 años en los encuentros. “Entender al feminismo sin fronteras, el encuentro tiene que pasarlas, romperlas y abrazarnos en ellas” había dicho Adriana Guzman del feminismo comunitario de Bolivia para caracterizar el espacio de encuentro.

Representantes de Venezuela, Colombia, Uruguay, Paraguay, Bolivia, Brasil, Perú, Chile, El Salvador, Honduras, Cuba compartieron no sólo sus miradas sobre el feminismo sino también las actuales tensiones con las que se encuentran y organizan la resistencia.

La primera en tomar la palabra fue Charo Alcire de las Mujeres Clasistas Combativas (MCC) “El Chaco las saluda” comenzó, “estamos orgullosas de estar caminando con las compañeras de Abya Yala” y explicó: “Vivimos en una provincia donde no hay justicia, las opresiones que nos cruzan todos los días ameritan que las mujeres seamos millones organizadas.