Argentina

Encuentro de Trabajadores contra la Reforma Laboral

Valeria Pesce
08.Nov.17 :: Argentina

“Las formas de producción y de inversión de las maquilas, será la forma mundial del trabajo. Para “ese tipo de funcionamiento de capital son necesarias las reformas” laborales”


Encuentro de Trabajadores contra la Reforma Laboral
Valeria Pesce
Resumen Latinoamericano

Este sábado 04 de noviembre, en el Gran Sur, en el barrio porteño de Parque Patricios, organizaciones integrantes de la Corriente Rompiendo Cadenas, debatieron sobre el proyecto de reforma laboral presentado por el gobierno de Mauricio Macri, los trabajadores y el mundo del trabajo hoy.

En un bar con mucha historia tanguera, la Corriente Popular Juana Azurduy, el Frente Popular Dario Santillán, el Movimiento por la Unidad Latinoaméricana y Cambio Social (MULCS) y el Frente Popular Darío Santillán Corriente Nacional, realizaron un encuentro de trabajadorxs para oponerle protagonismo popular a la reforma laboral planteada por el macrismo para la Argentina.

“La profundidad de los cambios regresivos que se propone llevar adelante el gran capital imperialista y local, y la incapacidad para enfrentarlos seriamente que al menos por ahora presentan el peronismo y el kirchnerismo -inmersos en una crisis de proyecto y liderazgos- empujan a la clase trabajadora, no solamente a encarar tareas de resistencia , sino a una labor política, en la cual unir a las y los trabajadores, puede y debe ir mucho más allá del campo sindical”, versaba la convocatoria para debatir entre compañeros y compañeras, caracterizar la actual configuración del capital y también proponer nuevas formas de lucha.

La apertura estuvo a cargo de un panel formado por Germán Kallsen, ex dirigente ferroviariodurante los ’80 y los ’90; Flora Partenio, Doctora en Cs. Sociales, militante feminista, profesora de la UNAJ (Universidad Nacional Arturo Jauretche); Leonardo Elgorriaga, abogado laboralista, miembro del Consejo Directivo de la Asociación de Abogados Laboralistas (AAL); María Orlanda Pinassi, profesora de Sociología, integrante del Consejo Asesor de la revista “Herramienta”y Silvia Adoue, militante y profesora de la Escuela Florestan Fernández del Movimiento Sin Tierra (MST).

Desde la memoria de luchas de los trabajadores ferroviarios, servicio desmantelado en diferentes gobiernos, al punto de pasar de unos 154 mil trabajadores a ser en la actualidad, 9 mil, Germán Kallsen, recordó “la campaña mediática de desprestigio a las empresas estatales” y los boicots internos que sufrió el sistema ferroviario en los ’90, “muchos trabajadores creyeron que si privatizaban los ferrocarriles iban a ser mejores”, habían sido ganadas sus conciencias, al igual que el ciudadano común. Pero los defensores y detractores, sindicalizados o no, fueron despedidos. Pero aclaró, los testaferros del Estado, empresas algunas que amasaron sus fortunas en connivencia con la dictadura, “se quedaron con los ferrocarriles de carga, como Techint y Loma Negra”. También comenzaron los procesos populares de resistencia al cierre del ferrocarril como la pueblada de 25 de mayo (el pueblo donde nació Santiago Maldonado), el tren de la resistencia , la ocupación de las galerias del Congreso por parte de los trabajadores ferroviarios durante el tratamiento de la ley o una Marcha a plaza de Mayo. Consideró que los poderes dominantes “han perfeccionado las herramientas pero el plan es el mismo”.

Flora Partenio, desde una mirada feminista sobre la economía y la política, recordó a las mujeres que fortalecieron y sostuvieron las luchas en piquetes y huelgas. Analizó que el capitalismo está transitando una nueva etapa, “una nueva arquitectura jurídica de las transnacionales, que con nuevos ropajes capturan el Estado”. Consideró que el nuevo petróleo del mundo son los datos, EEUU tiene en su poder 5 de las 7 empresas de comunicación y comercio digital, “una nueva oleada de cómo pensar la inversión y el comercio”, formas que necesitan de la flexibilización laboral y la destrucción del empleo. Para las empresas transnacionales, se vuelven objeto de lucro los servicios básicos (agua, educación, salud), exigen seguridades jurídicas a países del tercer mundo y las alianzas públicas privadas, “donde las obras de un hospital, por ejemplo como en un país de África, la realiza el privado con un costo hasta tres veces más cara”. Flora, entiende que no estamos ante las mismas políticas neoliberales de los ’90. La violencia laboral que se ejercen en las maquilas, montadoras, empresas transnacionales de la primera globalización llevaron precarización laboral , destrucción de las redes sociales y más femenicidos, en ciudades como Juárez, en México.

El proyecto de reforma laboral de 145 artículos, inicia con una frase de Martinez de Hoz, Ministro de Economía de la ex dictadura civico militar eclesial, y eso no es una casualidad para el abogado Leonardo Elgorriaga. La reforma laboral , ya comenzó con la modificación a la ley de riesgos de trabajo y éste nuevo proyecto propone creativos nombres para encubrir precaridad laboral y flexibilización, desregula las 8 hs de trabajo diario, desliga a las grandes empresas de responsabilidades sobre las pequeñas terciarizadas que contrate, paga menos indemnización al momento de despedir a un trabajador o las exime de pagar aportes de un trabajador que no registró durante 10 años. Incluso propone una nueva “caja” para los sindicatos en un intento de “coimearlos” para el apoyo de este proyecto. Esas son algunas de las modificaciones que intentarán pasar con el proyecto, Leonardo conminó a los trabajadores y las trabajadoras a resistir, “no puede pasar ni una sola de estas modificaciones”.

Desde Brasil, María Orlanda Pinassi, en un portuñol hermoso, nos recordó que los “impactos(al pueblo trabajador) ya se venían sucediendo desde antes del juicio político a Dilma”, ya que Michel Temer fue su vicepresidente. Comentó que Brasil jamás gozó de tantos derechos laborales como la Argentina, pero que sin embargo, en su país, el plan de destrucción se viene dando también desde la dictadura militar, continuaron con Enrique Cardozo y los gobiernos de Lula Da Silva y Dilma Russef no los revirtieron. Los golpes a la clase trabajadora se intensificaron con el desmantelamiento a Petrobras, la reforma jubilatoria y la desfinanciación a los sitemas de salud y educación pública.

Para cerrar el panel, Silvia Adoue, enhebró las caracterizaciones de quienes la antecedieron en el panel.Consideró que ante la nueva configuración del capital son necesarias nuevas formas de lucha, por supuesto, teniendo memoria de las luchas que nos antecedieron “la necesidad de no reiventar la rueda. Entender nuestra historia, las continuidades y discontinuidades. Entender nuestra nueva configuración como clase trabajadora”. Analizó que la normalidad será el desempleo permanente, sea un trabajador calificado o no, “sin la protección legal de otras épocas”, por lo que es necesario, desdibujar la soberanía de los estados para instaurar reformas laborales homogéneas a nivel mundial. También consideró que las migraciones de duración incierta a las que estarán sometidos los trabajadores, para tener un trabajo temporario, afectarán aún más a las mujeres. Las formas de producción y de inversión de las maquilas, será la forma mundial del trabajo. Para “ese tipo de funcionamiento de capital son necesarias las reformas” laborales. Los trabajadores y las trabajadoras están siendo concientizadas como “emprendedorxs”, como pequeños empresarios, proveedores de servicios y productos para grandes empresas. Hombres y mujeres se jubilarán a la misma edad y sin embargo, “las mujeres acumulamos varios trabajos y más horas por día”. Coincidió con Flora, que el “Estado se retira de los servicios públicos, entrega a empresas privadas, cárceles u hospitales, y sólo fiscaliza”. Una escala productiva a nivel mundial controlada tan sólo por 400 o 500 empresas, “Justin Time”(justo a tiempo), la producción empieza cuando la cadena está armada. La resistencia hoy en Brasil, donde Silvia vive desde hace 32 años, desde la izquierda , está preocupada por las elecciones, como el caso del Partido de los Trabajadores, y desde la lucha reivindicativa de los sindicatos, desmantelados pues un 70% de los trabajadores no están registrados. Para ella, el “pacto social está clausurado”.

Luego del almuerzo el debate se abría en comisiones, con un panel de trabajadores estatales, de la educación y privados de cierre.

Por Valeria Pesce/Resumen Latinoamericano/04 de noviembre de 2017