Abriéndonos la cabeza

EEUU acaba de declarar la guerra a Irán

Jan Oberg

Debemos recordar que el conflicto de EEUU con Irán no se trata sólo de armas nucleares, sino también de una relación larga y muy conflictiva desde el golpe de estado liderado por la CIA contra el Primer Ministro democráticamente elegido de Irán en 1953 (que tuvo la desfachatez de creer que el petróleo de Irán pertenecía a los iraníes)


EEUU acaba de declarar la guerra a Irán
x Jan Oberg
El régimen de Trump tiene una dependencia cada vez mayor del Complejo Militar-Industrial-Mediático-Académico

En contra de todo sentido común, consideraciones morales y derecho internacional, el presidente de EEUU, Donald Trump, decidió esta noche colocar a su país fuera de la llamada comunidad internacional y aislarse a sí mismo, no a Irán.

Retiró a EEUU de lo que es uno de los acuerdos negociados más importantes orientados a la paz que jamás se hayan firmado: el que impide que Irán (si es que alguna vez ha querido) adquiera armas nucleares: El Plan de Acción Integral Conjunto, JCPOA, de julio de 2015 – todo sobre este acuerdo y su texto aquí.

Cabe destacar que el acuerdo nuclear está incorporado en el derecho internacional por la Resolución 2231 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, a pesar de que los EEUU ya en ese momento declaró -como estado excepcionalista- que no consideraba que el acuerdo fuera vinculante para él.

Con la excepción de Alemania, el acuerdo fue negociado – cínicamente, por supuesto – por países que tienen miles de armas nucleares.

Nunca mencionó al único Estado de la región que las posee, en contra del derecho internacional en forma de resoluciones de la ONU y, además, no ha firmado el Tratado de No Proliferación (TNP).
Ese Estado es Israel, cuyas armas nucleares los políticos occidentales y sus leales y políticamente correctos medios de comunicación omiten mencionar, tan sistemática y uniformemente como si estuvieran orquestadas por una mano invisible desde arriba.

En 2014-2015, muchos de nosotros afirmamos que la alternativa a un acuerdo negociado sería la guerra. Sigo creyendo que el anuncio del presidente Trump esta noche resultará ser una declaración de guerra contra Irán. Una serie de acontecimientos ocurridos desde entonces en el Oriente Medio apuntan peligrosamente en la misma dirección.

Hacia el final, su discurso fue extremadamente belicoso y una larga y sistemática violación del Artículo 2.4 de la Carta de las Naciones Unidas, según el cual “todos los miembros se abstendrán en sus relaciones internacionales de recurrir a la amenaza o al uso de la fuerza contra la integridad territorial o la independencia política de cualquier Estado, o de cualquier otra manera incompatible con los Propósitos de las Naciones Unidas”.

Sin duda, tanto la decisión en sí misma, la forma en que fue anunciada como las amenazas declaradas en relación con el futuro no fueron más que una serie de violaciones indiscutibles de la Carta de las Naciones Unidas. A todos los efectos prácticos parece también cuestionar que Irán tenga derecho a la autodefensa de acuerdo con el Artículo 51 de la Carta de las Naciones Unidas.

No se puede considerar aceptable que EEUU, Israel o cualquier otro país puedan negarle a Irán el derecho a tener misiles convencionales y otros equipos militares, al menos no mientras otros países -incluidos estos dos países excepcionalistas y con armas nucleares- tengan mucho más de esas armas y no haya acuerdos internacionales que prohíban ese tipo de armas.

¿Quién ha honrado y quién no ha honrado a la JCPOA[1]?

Son los EEUU los que nunca han cumplido sus compromisos de acuerdo con el JCPOA: Las antiguas sanciones no se han levantado del todo, se han impuesto nuevas sanciones y el Tesoro de los EEUU controla todo el cambio de divisas que tiene lugar a través del dólar con el fin de castigar a las empresas y bancos que comercian e invierten en Irán.

Hacia el final, Trump declaró su admiración por el pueblo iraní y por no tener conflictos con él.

Pero desde 1979 su país ha hecho todo lo que está en su mano para causar problemas, económicos en particular, al pueblo iraní. Parece que ahora tiene una alegría perversa al anunciar nuevas sanciones y, bueno, al final del largo camino mata gente: ¿Recuerdan los 13 años de sanciones a Irak que mataron a más iraquíes inocentes que la invasión y ocupación militar? Las sanciones de Trump son ilimitadas.

Por el contrario, según el Organismo Internacional de Energía Atómica de Viena y todos los demás expertos, Irán ha cumplido su parte del acuerdo en todos sus detalles.

CNN indica en la página donde se hizo el anuncio: “Nota: El Director de Inteligencia Nacional, el Secretario de Estado y el Secretario de Defensa han dicho en los últimos dos meses que ellos están cumpliendo con el trato” (“Ellos” son los iraníes, JO).

La referencia de Trump al discurso del primer ministro israelí, Netanyauhu, hace unos días, sólo muestra cuán increíblemente poca evidencia tiene su administración, ya que ese discurso ha sido desacreditado completamente por una serie de expertos independientes. Además, fue en 1992 cuando Netanyahu comenzó a hablar por primera vez sobre el intento de Irán de convertirse en un país nuclear.

No es de extrañar que Occidente hable de luchar contra la falsificación porque otros usan la falsificación. No es de extrañar que culpe a otros de sus propias violaciones del derecho internacional. Se llama proyección psicopolítica de los propios lados oscuros. Y las armas nucleares y las amenazas y mentiras pertenecen a los lados oscuros.

Por qué Irán no es una amenaza

Desafortunadamente para los círculos de la política exterior militarista de EEUU, Irán no es una amenaza para EEUU o sus aliados. Son puras tonterías.

Durante más de 250 años Irán no ha invadido a nadie – no es exactamente un récord que Occidente e Israel puedan igualar. Irán está en Siria luchando contra el terrorismo que supuestamente EEUU también combate desde el 11 de septiembre de 2001 (con el maravilloso resultado de que 17 años después mueren 80 veces más personas en todo el mundo en acciones de terrorismo político que en aquel entonces).

Irán está en Siria por invitación del gobierno legítimo de Siria y, por lo tanto, de conformidad con el derecho internacional. Así también lo está, por cierto, Rusia. Mientras que todos los demás Estados o grupos – aliados de la OTAN, amigos como Arabia Saudí e Israel en el suelo, mar y aire del territorio sirio o a través del dinero, las armas y el terrorismo – están implicados en graves violaciones del derecho internacional, incluida la Carta de las Naciones Unidas.

¿Es Irán una gran potencia militar?

Para juzgarlo, veamos qué dicen las cifras que acaba de publicar el Instituto Internacional de Estocolmo para la Investigación de la Paz (SIPRI).

Los gastos militares de Irán, con más de 80 millones de personas y un territorio enorme, ascienden a 15.000 millones de dólares. En el caso de un ataque contra Irán, puede -puede…- contar con el apoyo de Rusia o China, pero eso es poco probable.

¿A quién debe percibir Irán como la probable coalición para atacarlo? Depende, por supuesto, de quién lo inicie – si Israel lo iniciara, difícilmente lo haría sin la luz verde previa de EEUU y su compromiso de ayudar. Arabia Saudí es ahora la tercera potencia militar más grande en términos de gasto militar, es decir, más grande que Rusia.

Los gastos militares de Israel ascienden a 16.000 millones de dólares de los EEUU, cifra superior a la de Irán, con una población de alrededor de una décima parte del país. Y, recuerden, Israel tiene armas nucleares.

Arabia Saudí ha estado construyendo contra Irán durante mucho tiempo y ha reunido una coalición. Los gastos militares saudíes ascienden a 69.000 millones de dólares. Las de Omán son de 9.000 millones de dólares. Bahrein 1.000 millones de dólares. Así pues, un poco dependientes de las hipótesis geopolíticas, llegamos a Irán con 15.000 millones de dólares frente a 16+69+9+1 = 95, es decir, una proporción regional de 15:95.

Es inconcebible que EEUU, Francia y el Reino Unido no intervengan. De hecho, esta noche EEUU le declaró la guerra a Irán.

Los gastos militares de los EEUU ascienden a 610.000 millones de dólares, los de Francia a 69.000 millones de dólares y los del Reino Unido a 47.000 millones de dólares.

Entonces, ¿Irán es una amenaza? ¿Es probable que Irán comience una guerra?

No importa lo que pienses de Irán, no es una amenaza. Sabe muy bien que tiene 4 estados con armas nucleares en su contra y un grupo de adversarios y líderes que odian a Irán, cuyos gastos militares combinados son, a grandes rasgos y de acuerdo con las últimas cifras, un total de 820.000 millones de dólares y mucho más sofisticados desde el punto de vista técnico. Y sabe que, si bien sus propios gastos militares ascienden a 16.000 millones de dólares, la coalición internacional combinada e imaginable que podría participar en una guerra en Irán y sus alrededores tiene 55 veces más recursos en términos militares.

Así que olvídalo. Es un ejemplo de falsa política exterior sin sentido.

No son enfermos mentales ni suicidas en Teherán. Además, en fuerte contraste con casi todos sus enemigos militares potenciales, está a la defensiva en su postura militar y política exterior. Irán ha ganado fuerza en la región sobre todo porque los países occidentales/OTAN han producido un fiasco bélico devastador y predecible tras otro.

¿Podrán los aliados de la OTAN y los amigos de la UE -que han sido lamentablemente incapaces de mostrar solidaridad con Irán oponiéndose a la permanente falta de compromiso de EEUU con el PCJOA y a su violación- cambiar ahora de rumbo?

¿Realmente creía la OTAN/UE que los patéticos intentos de apaciguamiento del Presidente Macron y de la Canciller Merkel -como hablar a favor de un nuevo acuerdo porque el JCPOA “no es suficiente”- en la Casa Blanca, seducirían y persuadirían a Trump y a su equipo belicista, neoconservador y militarista con gente obsesionada que odia a Irán como Trump, Bolton y Pompeo?

Por supuesto: Ni los aliados de la OTAN ni un país como Suecia mostrarán el coraje civil necesario para enfrentarse a la temeraria declaración de guerra de facto de Donald Trump sobre Irán. Hablarán y expresarán su preocupación, en el mejor de los casos.

Durante años han recibido órdenes de La Voz de Su Maestro, sus investigadores institucionales financiados por el Estado y los expertos de la academia militar han tenido aproximadamente la misma libertad de creatividad que sus antiguos colegas de la República Democrática Alemana. ¿Las críticas fuertes y claras a la política exterior de EEUU siguen siendo un tabú?

¿Por cuánto tiempo? ¿Con cuánto más dolor causado a gente inocente en tierras extranjeras?

Y ya es demasiado tarde. Los aliados de la OTAN/UE no se han atrevido a decir la verdad al Capitán:

“El Titanic zarpa al amanecer
Y todo el mundo está gritando
“¿De qué lado estás?”
Bob Dylan, “Desolation Row” (1965)

Los principales países que probablemente estarán con Irán en esta hora oscura son Rusia y China. E Irán necesitará -y merece- nuestra solidaridad. Si alguna vez hubo una situación que amerite apoyar al pueblo iraní, este es el caso.

Han sufrido más que suficiente durante décadas, sí, en parte debido a la corrupción interna y a la mala gestión económica, pero en particular debido a estas sanciones asfixiantes. Y es el pueblo -en cualquier lugar y, por lo tanto, también en Irán- el que pagará el precio más alto, al igual que el pueblo serbio, el pueblo afgano, el pueblo iraquí, el pueblo libio, el pueblo sirio y el pueblo yemení, por mencionar algunos.

Ya se trate de la sanción aparentemente “blanda”, que con el paso de los años se convierte en un arma de destrucción masiva, o de los bombardeos, las invasiones, el comercio de armas, la división de Estados soberanos y otros crímenes de guerra: los ciudadanos inocentes que nunca han tocado un arma son siempre y sin excepción los que más sufren.

Nadie cree una palabra de su declaración sobre su respeto y admiración por el pueblo iraní, Trump. Con este paso, obviamente no podría importarle menos su bienestar y la paz de la región.

¿Qué se debería hacer idealmente ahora?

Sólo unas pocas ideas -no violentas- que reflejen lo que debería ser relevante discutir objetivamente y en proporción a la violación del derecho internacional y la ignorancia del bien común global del que EEUU es el único responsable por la declaración de su presidente:

- Los aliados y amigos de EEUU imponen determinadas sanciones económicas a los líderes estadounidenses para que no sólo hablen, sino que demuestren que van en serio.
- Los aliados y amigos de EEUU convocan a los embajadores de EEUU a sus países para una conversación dura.
- Los aliados y amigos amenazan con cerrar las bases militares estadounidenses en sus países y exigen la retirada de las tropas (y fuerzas secretas) de EEUU.
- Todo el mundo comienza a practicar la desobediencia civil contra los EEUU mediante el comercio, la inversión y la cooperación con Irán, su pueblo y sus instituciones. Después de todo, EEUU está tratando deliberadamente de intimidar a todos los que están interesados en cooperar de diversas maneras con Irán. Si suficientes países, corporaciones y bancos ignoran las amenazas de EEUU, el sistema legal estadounidense no podrá manejar todos estos casos [y su economía no podrá soportarlo].
- Ahora más países deberían decidir comerciar con petróleo en otras monedas distintas al dólar estadounidense.
- Los ciudadanos de todo el mundo visitan Irán, ven y escuchan por sí mismos cómo son realmente los iraníes bien educados, cultos, hospitalarios y felices con el debate, porque los principales medios de comunicación y los políticos [occidentales] no han proporcionado casi ninguna información sobre el pueblo, la cultura, la historia y el sufrimiento del pueblo iraní, sino que sólo han transmitido perspectivas e imágenes negativas que conducen a la confrontación y a la guerra en el futuro.

Todo hasta que EEUU se retracte de sus nuevas sanciones, deje de violar el derecho internacional también verbalmente en sus relaciones con Irán y, por último, acepte que otros países hagan lo que les conviene con respecto a Irán sin la intimidación, amenazas u otras acciones preventivas de Washington.

¿Fue una declaración de guerra?

Creo que sí. Sin embargo, EEUU no se molesta en declarar la guerra, sólo las hace.

A partir de ahora EEUU inventará razones para confrontar a Irán, acusarlo y amenazarlo. Se sentirá más libre de hacerlo estando fuera del trato. Los únicos países que están contentos con la política anunciada son los que ya se han unido previamente contra Irán.

El resto del mundo se distanciará o condenará este paso, pero no es probable que EEUU escuche [ni que los otros países tomen medidas al respecto]. Es constitucionalmente incapaz de hacerlo, viéndose a sí mismo como el Excepcionalista, el País Elegido, el gobernante global nro. 1 en un sistema que tiende a enseñar y no a aprender…

No significa necesariamente la guerra contra Irán mañana. Espero de todo corazón que me equivoque y que eso nunca suceda.

Pero dada la decisión de Trump y todos los demás acontecimientos y tendencias y la formación de coaliciones contra Irán desde 2015, es mucho más difícil a partir de hoy ignorar el riesgo de un ataque o una guerra dirigida [directamente o por delegación] por EEUU contra Irán.

Debemos recordar que el conflicto de EEUU con Irán no se trata sólo de armas nucleares, sino también de una relación larga y muy conflictiva desde el golpe de estado liderado por la CIA contra el Primer Ministro democráticamente elegido de Irán en 1953 (que tuvo la desfachatez de creer que el petróleo de Irán pertenecía a los iraníes). Se trata de la Siria de hoy, Israel, Arabia Saudita y, desde hace unos días, Hezbolá en el Líbano, apoyado por Irán.

Y -quizás menos fácil de entender, pero quizás lo más importante- se trata de la decadencia del imperio estadounidense en todo el mundo y, por lo tanto, de una dependencia cada vez mayor de esa última dimensión de poder en la que EEUU sigue siendo insuperable: el MIMAC, el Complejo Militar-Industrial-Mediático-Académico.

El martillo se utilizará si es la única herramienta de la caja de herramientas, sin importar el problema a solucionar.

—-

[1] JCPOA (Joint Comprehensive Plan of Action) es un acuerdo internacional sobre el programa nuclear de Irán alcanzado en Viena el 14 de julio de 2015 entre Irán, el P5+1 (los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas: China, Francia, Rusia, Reino Unido, EEUU), Alemania y la Unión Europea. (N.d.E.)

pressenza.com. Traducido del inglés por María Cristina Sánchez Carrillo. Extractado por La Haine

Texto completo en: https://www.lahaine.org/eeuu-acaba-de-declarar-la