Argentina

UniCABA: la Universidad que nadie pidió y que todos rechazan

Alejandro Volkind
23.Nov.18 :: Argentina

En un hecho inédito, los 29 rectores de cada profesorado se unieron y se manifestaron en contra del proyecto. Lo mismo hicieron docentes y estudiantes que se movilizaron masivamente y lograron instalar el tema a fuerza de ingenio y perseverancia.


UniCABA: la Universidad que nadie pidió y que todos rechazan
noviembre 23, 2018 Alejandro Volkind
(Información actualizada: Bajo un fuerte operativo de seguridad y una represión abierta contra la comunidad educativa se aprobó el proyecto de ley de creación de la UniCABA). Hoy se vota el proyecto que plantea una “transición” hacia el cierre de los 29 profesorados porteños. Los cuatros puntos del rechazo: fue inconsulto, ataca la autonomía de los institutos históricos, esconde un ahogo presupuestario y hace pie en la mercantilización de la educación. Datos y testimonios de una Ley que se preparan para votar en soledad los 34 legisladores del PRO.

El proyecto original de Unicaba se anunció por primera vez en noviembre de 2017 y fue elaborado a escondidas, sin la participación de ningún representante de las 29 comunidades educativas de los profesorados. El por qué era obvio: en sus escuetas dos carillas, el proyecto busca cerrar los 29 profesorados actuales para unificarlos en una única sede (eliminando los traductorados Científico-Literarios y las Tecnicaturas en Deporte, Arte, Textil, Gastronomía), y achicaba la validez de los títulos a la Ciudad de Buenos Aires, cuando actualmente tienen alcance nacional.

A su vez, el proyecto ataca dos ejes centrales: ejerce un control sobre los contenidos de las materias y elimina los órganos democráticos de gobierno de cada instituto, imponiendo un rector elegido a dedo por el gobierno de la Ciudad.

El rechazo fue inmediato y contundente. En un hecho inédito, los 29 rectores de cada profesorado se unieron y se manifestaron en contra del proyecto. Lo mismo hicieron docentes y estudiantes que se movilizaron masivamente y lograron instalar el tema a fuerza de ingenio y perseverancia. La intervención en la inauguración de la Feria del Libro marcó un quiebre para el gobierno, que terminó retirando el proyecto de la Comisión de Educación de la Legislatura con la promesa de volver a presentarlo reformulado y consensuado.

Sin embargo, nada de eso sucedió y en septiembre el proyecto volvió a la Legislatura con la intención de ser aprobado, como sea, antes de fin de año.

Se espera que hoy los 34 legisladores del PRO traten el tema en el recinto y logren aprobarlo.

Cambiar todo, para que nada cambie
A diferencia del borrador original, la “nueva” propuesta – llamada Ley de la formación docente del sistema educativo y creación de la Universidad de la Ciudad- no conlleva la disolución inmediata de los 29 profesorados, sino que plantea su coexistencia -al menos por un tiempo- con la UniCABA. El resto del proyecto, se mantiene igual.

Sin embargo, para la comunidad educativa, la nueva propuesta es más dañina que la original, ya que además avasalla la autonomía de los Institutos de Formación y los somete a una evaluación por parte del Ministerio de Educación cuyo principal objetivo es justificar su cierre.

“Nos mantenemos como instituciones pero aparece un Ministerio muy controlador, muy fiscalizador”, asegura Patricia Simeone, rectora del Instituto Superior Joaquín V. González y Presidenta del Consejo de Educación de Gestión Estatal. “Hay artículos muy específicos de la ley donde se puede notar que todo va a quedar a discreción del Ministerio, recortando toda nuestra autonomía”.

Para ejercer esta vigilancia, el ministerio de Educación porteño contaría con dos herramientas fundamentales: por un lado la potestad de evaluación y acreditación de los institutos; y por otro el SIU, un sistema de gestión que controla todo lo referido a la matrícula de cada institución, con lo cual podría tomar decisiones en cuanto al cierre o no de los profesorados.

“Ellos son los que van a organizar el sistema formador, van a tener la potestad de cerrar cursos, no permitir abrir nuevas cohortes, trasladar a estudiantes de un lado a otro como consideren. Es un sistema autoritario sin comprender las identidades de cada institución”, analiza Vanesa Zito Lema, rectora del Instituto Superior Alicia Moreau de Justo. “Los planes de estudio corresponden a trabajos colectivos que hizo cada institución y de esta forma está la amenaza constante: el que no hace esto, alguna sanción va a tener”, advierte.

Lorena Pokoik, vicepresidenta de la Comisión de la Legislatura, coincide en esta mirada disciplinadora del gobierno y la vincula directamente al tema presupuestario. “Este nuevo proyecto somete a los 29 profesorados a una exhaustiva evaluación, cosa que, por lo visto, nunca hicieron en estos 12 años de gestión. Así, la supervivencia de los institutos está atada a esta decisión. De este modo buscan la justificación del recorte presupuestario que tienen decidido, junto a la desintegración del sistema de formación docente de la ciudad”.

Para Silvina Cuello, docente del Instituto Superior Alicia Moreau de Justo, el gobierno necesita recortar y cumplir los mandatos del FMI. “Nuestra educación superior, que es de excelencia pese a como la han ahogado presupuestariamente, es la única en el mundo pública, gratuita, con ingreso irrestricto, y es un escándalo para ellos. ¿Cómo un país endeudado va a tener educación superior pública?”, pregunta irónicamente.

34 contra 40 mil
Luego de un año de “debates y consensos”, el gobierno no pudo sumar ni un apoyo fuera de su bloque y hoy jueves votará en soledad, haciendo valer su mayoría automática para aprobar una de las leyes educativas más resistidas de la última década. En resumen: treinta y cuatro legisladores decidirán por sobre cuarenta mil docentes, estudiantes y rectores.

Los profesorados, que ya ganaron una batalla, saben que si dentro de la Legislatura las posibilidades de debate y acción son escasas, la esperanza está afuera, en la calle.

Fuente: http://www.lavaca.org/notas/unicaba-la-universidad-que-nadie-pidio-y-que-todos-rechazan/