Argentina

Carta a Evita en el día de su cumpleaños número 100.

Guillermo Cieza
07.May.19 :: Argentina

Como usted se dará cuenta en su Patria sus olvidos tienen doble cara: unos se olvidaron de sus sueños, otros se olvidaron de su nombre.


Carta a Evita en el día de su cumpleaños número 100.

Guillermo Cieza

Querida compañera Eva: No nos conocemos, y hubiera sido imposible porque yo nací unos meses despues de su fallecimiento. Y de haber sido contemporáneos, durante los primeros años de mi vida hubiera sido dificil que simpatizaramos.
En mi casa se hablaba poco de politica y del peronismo mucho menos. Los pocos comentarios que escuché en mi infancia no la favorecían. Mi abuela sostenía que por culpa de Perón no pudo volver a tener un jardinero.
Seguro estuvo siempre allí: en los silencios de mi pueblo rural , en el nombre exhibido con pudor por algunas de las chicas mas humildes de mi escuela, en alguna furtiva pintada callejera que no vi. Por eso me enteré de su existencia recien a principios de los 70.
Supe de usted por compañeros del Frigorífico Swift. Los mas viejos me contaron que primero lo conocieron a Peron y despues a Usted. Me contaron también del 17 de octubre del 1945, de esa patriada que hicieron ellos, porque por aquellos años usted no figuraba. O figuraba en las revistas de chismes como una artista que salía con Perón.
Pero despues de esas necesarias aclaraciones, la recordaban con cariño y admiración. Me acuerdo de algunas frases: ” Evita fue lo mejor que tuvimos”. ” Ella, era de las nuestras”" Si no se hubiera muerto Eva…”. Y quizas por eso empecé a militar en una organización que llevaba sus dichos como bandera. La que mas me gustaba era ” Con sangre o sin sangre, la raza de los oligarcas y explotadores desaparecerá en este siglo”. Para nosotros era “con sangre”.
Lo que pasó despues no se lo cuento, porque ya lo sabe… La asesinaron mil veces a Usted en miles de Evitas torturadas, presas, exiladas, desaparecidas.
Se fueron los milicos, pero el asunto ya nunca fue lo mismo. Recuerdo haber insistido en tiempos de Menem. Era dificil llevar su cara en una pancarta en aquellos tiempos. Sobre todo si se estaba en la vereda de los que enfrentaban al gobierno. Recuerdo el desprecio, los comentarios en voz baja, la mirada por encima del hombro que caracteriza a todos los aristócratas, incluso a los de izquierda.
Como usted sabrá dimos la vuelta la pagina del siglo y la raza de los oligarcas y explotadores sigue vivita y coleando. Pero eso no es lo mas grave. Buena parte de los que se acuerdan de Usted, creen que estaba exagerando, que decía esas cosas porque era una mujer pasional, pero que no lo pensaba en serio. Dicen que al final de cuenta si nos ordenamos y nos ponemos de acuerdo hay lugar para todos: para los grasitas, para los cabecitas negras , para los oligarcas y los explotadores.
Para que se consuele todavia hay mucha gente que no se resigna y siguen soñando como Usted con un pais donde haya una sola clase: la de los que trabajan . De esas personas que siguen soñando sus mismos sueños, muy poca las conocen, muy pocas la recordaran en su cumpleaño numero 100 . No se enoje, el neoliberalismo no nos pasó por debajo de la mesa.
Decia Rodolfo Walsh que ” las clases dominantes han procurado siempre que los trabajadores no tengan historia, no tengan doctrina, ni heroes, ni martires. Cada lucha debe empezar separada de las luchas anteriores. La experiencia colectiva se pierde, las lecciones se olvidan…”. Como usted se dará cuenta en su Patria sus olvidos tienen doble cara: unos se olvidaron de sus sueños, otros se olvidaron de su nombre.
Usted no se merece que su cumpleaños numero 100 haya caído cuando gobierna el país un señor cuyo mayor aspiración es ser nombrado virrey de Estados Unidos. Le aviso para que no espere homenajes oficiales. Siempre me quedó la duda si Usted odiaba mas a los vendepatrias, a los oligarcas o los obsecuentes. Bueno justo le toco un gobierno donde los oligarcas, los vendepatrias y los obsecuentes, compiten todos los días para ver quien hace mas daño.
Como Usted sabra los tiempos que nos toca vivir, como los parientes, no se eligen.
Quizas usted no lo sepa, pero en aquellos territorios donde aún vive la Revolucion, brindaran por Usted.
Salud compañera!