El Salvador

El Salvador: Dos años de gobierno de Funes y el FMLN nos dejan el mismo modelo neoliberal

Tomas Lucero
04.Ago.11 :: El Salvador

Sin embargo, no es cualquier tipo de gobierno burgués, consideramos que es un gobierno “burgués anormal” porque está compuesto por dos sectores: el primero, proveniente de un partido de izquierda, en este caso la Cúpula del FMLN, en la cual, la clase trabajadora y el pueblo depositan sus esperanzas y el segundo, una fracción de la burguesía, que para el caso de El Salvador, es representada por los Salume, los Cáceres y los Menéndez. De ambos sectores el que predomina es el sector burgués, lo cual explica porque el gabinete económico este compuesto exclusivamente por este sector.


El Salvador: Dos años de gobierno de Funes y el FMLN nos dejan el mismo modelo neoliberal

Tomas Lucero

Al cumplir dos años de gestión del nuevo gobierno, la situación económica del país no ha cambiado mucho con respecto a los anteriores gobiernos de ARENA
Esto es así, no solo porque con la alternancia de gobierno no hubo ninguna cambio con respecto al Estado y al Régimen, los cuales siguen siendo burgueses o capitalistas, es decir, explotadores, sino porque además, en su esencia el gobierno Funes-Cúpula del FMLN es un gobierno que sigue siendo burgués igual que los de ARENA, por lo que aplica medidas económicas que favorecen o por lo menos no perjudican a la burguesía en su conjunto.
Sin embargo, no es cualquier tipo de gobierno burgués, consideramos que es un gobierno “burgués anormal” porque está compuesto por dos sectores: el primero, proveniente de un partido de izquierda, en este caso la Cúpula del FMLN, en la cual, la clase trabajadora y el pueblo depositan sus esperanzas y el segundo, una fracción de la burguesía, que para el caso de El Salvador, es representada por los Salume, los Cáceres y los Menéndez. De ambos sectores el que predomina es el sector burgués, lo cual explica porque el gabinete económico este compuesto exclusivamente por este sector.
Dos años sin cambio de modelo económico Tomando en cuenta lo anterior, ya no es difícil entender porque el gobierno Funes-FMLN no ha roto con el modelo neoliberal, a pesar que en su discurso populista sostenga que si lo ha hecho. En un intento de engañar a las masas Funes plantea que brindar uniformes, zapatos y útiles escolares a las y los estudiantes de educación básica, haber incrementado la cantidad de medicamentos disponibles en los hospitales, dar dinero a los ancianos, a las madres solteras y a los jóvenes y entregar míseros paquetes agrícolas de forma “despartidizada”, es un cambio estructural o de modelo económico. Lo cual está muy lejos de ser cierto, ya que pese a las anteriores medidas, se mantienen las que sostienen el modelo neoliberal.
En primer lugar, mantiene el pilar fundamental del neoliberalismo, el cual es la libertad a ultranza del mercado, es decir, de las empresas; es más ahora se ha convertido en su guardián, como lo refleja su obsesión por la dichosa seguridad jurídica para las inversiones. El reciente caso del subsidio del gas y su negativa en 2009 a permitir que Telecom-Claro siguiera cobrando injusta e ilegítimamente el cargo básico a la telefonía fija, son claros ejemplos de su disposición a privilegiar al mercado sobre las personas.
En segundo lugar, mantiene las privatizaciones hechas por los gobiernos de Cristiani, Calderón Sol, Flores y Saca, los cuales le quitaron las fuentes de recursos al Estado, para convertirlos en fuentes de jugosas ganancias para la burguesía nacional y transnacional., como es el caso de las telefónicas, los bancos, las distribuidoras de energía, la importación de petróleo, las AFP, etc.
En tercer lugar, mantiene los Tratados de Libre Comercio (TLC) firmados también en los gobiernos de ARENA y ratifico el Acuerdo de Asociación (AdA) con la Unión Europea, los cuales solo profundizan la destrucción de la agricultura y la pequeña empresa, así como la apropiación de los recursos naturales.
En cuarto lugar, este gobierno se ha comprometido a todos los vientos a mantener y custodiar la dolarización, que luego de 10 años ha mostrado sus enormes efectos negativos para la economía nacional, como es el alza de los precios de los productos.
En quinto lugar, mantiene la reforma fiscal ultra regresiva aplicada en los noventa por ARENA que elimino el pago del 50% del impuesto de la renta a las empresas e introdujo el IVA para el pueblo.
En sexto lugar, la enorme dependencia del imperialismo norteamericano y su política económica emanada del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, a partir de la deuda externa, el dólar y el comercio exterior.
En resumen, luego de dos años del Gobierno de Funes, el modelo neoliberal se mantiene intacto e incólume, todo ello con la complicidad de la dirección o cúpula del FMLN, quienes al estar en el gobierno legitiman que se implementen nefastas medidas económicas en contra de la población.
Bajo crecimiento, nula inversión, pocos empleos, más explotación: los efectos del modelo Por todo lo anterior es que este gobierno no puede ni podrá revertir la tendencia negativa arrastrada desde hace varios años, la cual es caracterizada por una economía estancada, con poca capacidad para generar empleo, con una propensión a la destrucción de la agricultura y con una enorme dependencia de las importaciones y de las remesas.
El Salvador es el país que menos crece en la región, es más, en 2009 tuvo una tasa negativa de 3.6%, es decir, que lo que produce la economía se redujo y en 2010 ni siquiera alcanza para recuperarse con solo un 2.5% de crecimiento. Un factor que en el marco de la economía neoliberal es determinante para esta situación son los bajos niveles de inversión. Según la CEPAL, la Inversión Extranjera Directa (IED) se redujo en $342 millones en 2010, es decir, un 79%.[1] Lo anterior pese a que el año pasado fue histórico para Latinoamérica, ya que se recibió la mayor cantidad de IED en la región. Incluso otras fuentes hablan lo que ya de todos es conocido, que incluso la burguesía salvadoreña no invierte en el país, sino que lo hace en el resto de Centroamérica.
Todo lo anterior configura una situación donde se mantienen un ejército industrial de reserva del 41% de la población, de los cuales un 34% se dedica a actividades informales como ventas ambulantes y un 7% son desempleados plenos. Con lo cual esta economía mantiene a la baja los salarios y empobrecida a la clase trabajadora, pero por otro lado incrementa la intensidad de la explotación haciendo cada vez más desgastante el trabajo con largas jornadas de trabajo sin horas extras y metas de producción inalcanzables.
Por el lado opuesto a los salarios, el incremento de los precios de los productos sobretodo de la canasta básica, efecto de la misma liberalización económica, los bajos niveles productivos y de medidas como la eliminación del subsidio al gas que ha provocado una espiral inflacionaria, genera el incremento sin precedentes del costo de la vida, incrementando aun más la pobreza y la miseria.
Las remesas evitan el colapso de la economía Aunque debido a la crisis capitalista las remesas de las familias salvadoreñas en Estados Unidos han disminuido, siguen siendo el salvavidas de la economía y del modelo económico, que descansa en que las familias puedan seguir subsistiendo a pesar de la grave situación familiar por la ayuda económica que se reciben del exterior.
También permiten que la burguesía local y transnacional mantenga aun jugosas ganancias al brindar poder adquisitivo a las familias que de otra forma no podrían por el alto desempleo y la carestía de los productos.
En los últimos años las remesas han alcanzado hasta un 18% del PIB y representan alrededor de un 90% de los ingresos que generan las exportaciones del país. Se estima que 330,420 hogares son receptores de remesas, lo que representa un 21%[2] del total de hogares que reciben ayuda económica del exterior.
Por esta razón el mismo modelo se encarga de generar las condiciones para que cada día más salvadoreñas y salvadoreños tengan que emigrar hacia los Estados Unidos, para que puedan mantener y aumentar los niveles de remesas cada año. Sin embargo, aunque esto es así, el gobierno de Funes y la cúpula del FMLN son cómplices, al igual que los gobiernos de ARENA, al no denunciar la política anti inmigrante de imperialismo, que condena a los más crueles vejámenes y hasta la muerte, a miles de connacionales pobres que buscan una mejor vida.
Crisis presupuestaria, más deuda, populismo y pocas concesiones a las masas Por otro lado, es evidente que producto del mismo modelo que Funes y ahora la cúpula del FMLN defienden, durante estos dos años se ha acentuado la grave situación presupuestaria del Estado. Es cierto que ARENA dejo un país quebrado y sumamente endeudado, pero esta situación ha continuado y se ha profundizado con el actual gobierno.
Debido a una férrea oposición del gobierno a incrementar los impuestos a los empresarios, oposición que viene de su carácter burgués, las finanzas públicas han llegado a una situación crítica. Con un déficit fiscal del 5.5% en 2009, un 4.3% en 2010[3] y un panorama similar para el 2011, el gobierno ha recurrido a mas endeudamiento para cubrir la falta de recursos incluso para pagar gastos corrientes como los salarios de los empleados públicos o para el pago de la misma deuda. En lo que va de su gestión el gobierno se ha endeudado en más de $2,500 millones y se le han aprobado hasta diciembre de 2010 prestamos por $3,216.6 millones, por lo que la deuda pública alcanzo hasta marzo de 2011 los $12,682 millones,[4] es decir, el 59.8% del PIB. Para tener un ejemplo en solo dos años este gobierno ya se endeudo mucho más que en los cinco años de Antonio Saca. Por lo que cada año el gobierno destina entre el 5% y el 6% del presupuesto nacional para pagar dicha deuda, dejando de cubrir grandes necesidades económicas y sociales de las clases populares.
Una gran mayoría de este endeudamiento ha sido con el BM, el BID y el FMI con lo cual ha profundizado las relaciones de dependencia con el imperialismo. De estas instituciones han emanado algunas políticas como la eliminación del subsidio al gas, reducción del gasto y un remedo de reforma fiscal con el cual solo se elevaron los impuestos a las bebidas alcohólicas y algunos artículos suntuosos.
Esta crisis presupuestaria ha impedido que este gobierno de alianza entre la burguesía y la cúpula del FMLN, haya tenido muy poco margen para hacer concesiones a las masas, pero sobretodo amenaza en el futuro que pueda seguir manteniendo “las políticas asistencialistas de alivio de la pobreza”, como las Comunidades Solidarias, el Programa de Apoyo Temporal al Ingreso (PATI) y la pensión para los ancianos. En este mismo sentido se agudizaran los problemas de falta de medicinas y equipo en los hospitales, seguirá habiendo atrasos en la entrega de los útiles y uniformes escolares y persistirá la falta de recursos para reparar las calles y carreteras, así como dotar de más recursos para la seguridad pública.
¿Qué debemos hacer las y los trabajadores? Como respuesta a esta situación, las y los trabajadores debemos exigir a la dirección del FMLN, que si en verdad es un partido que defiende los intereses de la clase trabajadora, rompa con la burguesía y encabece un movimiento que exija la renuncia de Funes y los ministros burgueses. Se instale un gobierno de las y los trabajadores que revierta las medidas que sostienen el modelo neoliberal, como los TLC, la dolarización y las privatizaciones sin indemnizar a la burguesía., que regule el mercado y el encarecimiento de los precios de los bienes, especialmente los alimentos y las medicinas, que promueva una verdadera reforma agraria y una política agropecuaria que mejore las condiciones de las y los campesinos.
Lo anterior, solo es posible mediante la movilización de las masas, las y los trabajadores y el pueblo en general no debemos y podemos esperar y no debemos confiar que a través de las elecciones se podrá conquistar un verdadero cambio, ya que la vía electoral es el juego inventado por la burguesía para asegurar que nunca pierdan, para avanzar al socialismo es necesario destruir el régimen y el Estado burgués y esto solo se hace por medio de la lucha de las masas en las calles, muchos hermanas y hermanos en el mundo están dando ejemplo de cómo hacerlo, sobretodo en el mundo árabe y Europa, de ellos debemos aprender.

——————————————————————————–
Notas
[1]EDH, miércoles 04 de mayo de 2011.
[2] Estimaciones en base datos de la EHPM 2009.
[3] BCR, www.bcr.gob.sv